"En adelante la clave está en la implementación de los acuerdos para que los está escrito en los acuerdos se materialice en la realidad (...) Nosotros vamos a cumplir y esperamos que el gobierno cumpla".

Rodrigo Londoño, líder de las FARC

El gobierno de Colombia y la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ratificaron este lunes el acuerdo de paz con el que se pone fin al conflicto armado que duró más de medio siglo y que dejó más de 200 mil muertes, 45 mil personas desaparecidas y millones de desplazados. 

“En adelante la clave está en la implementación de los acuerdos para que lo que está escrito en los acuerdos se materialice en la realidad (…) Nosotros vamos a cumplir y esperamos que el gobierno cumpla”, dijo el líder de las FARC, Rodrigo Londoño.

Por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon felicitó a ambas partes por los convenios alcanzados y dijo que a partir de este día Colombia puede ver el futuro con  mucho optimismo.

En un acto simbólico, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia se quitó el prendedor en forma de paloma que lo ha acompñado durante todas las negociaciones y se lo entregó al líder de las FARC, quien se lo colocó a la altura del corazón. 

Ambos grupos ya había firmado el acuerdo de paz el 24 de agosto pasado, sin embargo faltaba que el convenio fuera ratificado en territorio colombiano. Cartagena de Indias fue el escenario de uno de los últimos pasos para sellar de manera definitiva la paz en el país.

El acuerdo establece que las FARC dejan de ser un grupo guerrillero para convertirse en una fuerza política, además que deberán romper cualquier relaciones con grupos del crimen organizado y el narcotráfico.

El punto final para concretar los convenios será el próximo 2 de octubre, fecha en que el acuerdo de paz se pondrá a votación en un plebiscito en el que el pueblo colombiano decidirá si acepta o no los convenios logrados tras cuatro años de negociaciones.