Michelle y Barack Obama recibieron ayer miles de niños en la Casa Blanca para celebrar la Pascua. 

Además de organizar la tradicional carrera de huevos, el presidente y la primera dama estadounidenses aprovecharon para reforzar la lucha contra la obesidad. 

“Este es el día más grande del año para nosotros, para mi familia. Un día en el que abrimos las puertas de nuestra casa a miles de personas y jugamos al aire libre. Y hoy es un día muy hermoso para hacerlo. Practicar ejercicio y comer sano es lo mejor para combatir la obesidad infantil”, dijo la señora Obama durante su discurso. 

Alrededor de 30 mil personas asistieron al evento. 

(Fuente: AP)