El papa Francisco pidió el domingo rezos para lo que llamó su próximo viaje “penitencial” a Canadá para pedir perdón a grupos indígenas por los abusos cometidos por la Iglesia católica.

Desde su ventana sobre la Plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, el pontífice señaló que el 24 de julio “Dios mediante” iniciará su viaje de siete días a Canadá.

“Queridos hermanos y hermanas de Canadá, como saben, estaré con ustedes y sobre todo en el nombre de Jesús para encontrar y abrazar a las poblaciones indígenas”, expresó el papa.

“Desafortunadamente en Canadá, muchos cristianos, incluyendo miembros de instituciones religiosas, contribuyeron a políticas de asimilación cultural que, en el pasado, hicieron gran daño en distintas maneras a las comunidades nativas”, añadió.

“Por este motivo, recientemente en el Vaticano he recibido a varios grupos, representantes de pueblos indígenas, a quienes le manifesté mi tristeza y mi solidaridad por el mal que sufrieron”, expresó el pontífice.

“Ahora emprenderé un viaje penitencial que, espero, con la gracia de Dios, contribuirá a la senda de sanación y reconciliación ya empezada”, declaró el papa, pidiendo a los fieles, “acompañarme con sus rezos” durante el peregrinaje.

Cuando se reunió con representantes indígenas en la primavera, el pontífice pidió perdón por los abusos cometidos por escuelas de la Iglesia en Canadá. La Comisión de Verdad y Reconciliación de Canadá le pidió expresar su perdón en suelo canadiense.

Lee: Papa Francisco, “el dirigente espiritual y político más importante del mundo”, asegura AMLO

Más de 150 mil niños indígenas en Canadá fueron llevados a la fuerza a escuelas católicas desde el siglo XIX hasta la década de 1970, como parte de una campaña para cristianizarlos y asimilarlos a la cultura blanca.

El gobierno canadiense ha admitido que en esas escuelas abundaban los abusos físicos y sexuales. Los líderes indígenas denuncian que el legado de los abusos es la causa raíz de problemas como el alcoholismo y la drogadicción en sus comunidades.