Desde otros países

Chipre, Alemania y Gran Bretaña se han pronunciado por la unidad española y han dicho que no reconocerán la independencia de Cataluña.
El vocero de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert, dijo en un comunicado publicado en Twitter que la soberanía y la integridad territorial de España “son y siguen siendo inviolables”, y que la declaración unilateral de independencia viola ese principio.

Añadió que su gobierno apoya la posición del presidente Mariano Rajoy sobre la restauración del orden constitucional.

La oficina de la primera ministra Theresa May dijo que Gran Bretaña “no reconoce ni reconocerá” la declaración de independencia del parlamento catalán, la cual “se basa en una votación fue declarada ilegal por las cortes españolas”.

Pero el gobierno de Escocia, encabezado por el Partido Nacional Escocés, criticó a España por negarse al diálogo y dijo que la imposición del gobierno directo de Madrid “no puede ser la solución”.

La ministra de Asuntos Exteriores, Fiona Hyslop, dijo que “la Unión Europea tiene la responsabilidad política y moral de apoyar el diálogo para identificar cómo se puede resolver la situación de manera pacífica y democrática”.

El gobierno del presidente argentino Mauricio Macri afirmó el viernes que analiza “con preocupación” la declaración de independencia proclamada por el Parlamento catalán y apostó por el restablecimiento de la “unidad territorial” de España.

Económicamente

El índice de la Bolsa española Ibex 35 cierra en baja de 1,5% tras la declaración de independencia del parlamento catalán.

Los dos bancos principales de Cataluña sufrieron fuertes reveses: el Sabadell perdió casi 5% y el Caixabank, el tercero de España, el 3%.

Fue un retroceso modesto del mercado, considerando la magnitud del hecho. Cataluña representa la quinta parte de la economía de España, que a su vez es la cuarta en la eurozona de 19 países.