A la par que violentas manifestaciones se llevaban a cabo en las calles de Atenas, el Parlamento de Grecia aprobó la madrugada de hoy luego de un duro debate las medidas de austeridad exigidas por los acreedores internacionales para negociar un nuevo rescate del país.

El polémico paquete económico, que incluye el aumento de diversos impuestos y el incremento en las edades de jubilación, fue aprobado con 229 votos a favor, 64 en contra y seis abstenciones, informó la agencia oficial de noticias de Grecia ANA.

Las medidas pactadas con el Eurogrupo generaron división en la coalición de izquierda Syriza, el bloque que apoya el primer ministro Alexis Tsipras, ya que algunos de sus legisladores votaron en contra, entre ellos el exministro de Finanzas, Yanis Varoufakis.

Durante la crucial sesión parlamentaria, Tsipras afirmó que el proyecto sometido a votación es el mejor acuerdo posible para evitar la salida de Grecia de la zona euro, esto pese a que el pueblo girego votó recientemente en un referendo en contra de negociar la deuda. 

En contra pero a favor

En un discurso, el jefe de Gobierno reconoció tener objeciones hacia la extrema austeridad, pero apeló a la unidad y pidió apoyo para el conjunto de medidas que son “la vía rápida, a través del Parlamento” para satisfacer las demandas de los acreedores.

Tsipras subrayó que es primer ministro porque un grupo parlamentario confía en él: “si no tuviera ese apoyo, resultaría muy difícil ser primer ministro y sacar adelante a este país”. 

(Fuente: Notimex)