La Organización de las Naciones Unidas (ONU), en conjunto con algunos de sus organismos, se comprometieron a intensificar los esfuerzos para combatir el acoso sexual.

Esto después de que saliera a la luz que dentro del organismo internacional impera una cultura de silencio e impunidad en este tipo de temas.

En este sentido las dependencias como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la agencia para los refugiados (ACNUR), afirmaron que despidieron a varios empleados en 2017 y que hacían la revisión y reformas de sus políticas contra el acoso, en medio de la inquietudes por la falta de denuncias ante los abusos.

Los cambios más amplios incluyen sanciones más estrictas para los acosadores, una mejor protección para los denunciantes y un límite de tiempo para que los empleados denuncien conductas sexuales inapropiadas.


“No hay lugar para la explotación, el abuso y el acoso sexual, especialmente en una organización dedicada a servir y proteger a otros”

ACNUR

Portavoz

 Más denuncias

Es de mencionar que el aviso de la ONU sobre el reforzamiento de sus programas para evitar el acoso sexual se dan en medio de la polémica desatada por las acusaciones hechas por algunas actrices por el acoso sexual del que fueron víctimas de mano del productor de Hollywood Harvey Weinstein.

Estas denuncias desencadenaron la campaña #MeToo, y las mujeres recurriesen a las redes sociales para compartir sus experiencias de abusos.

Además de estos casos también se hizo público el despido de 38 personas de las organizaciones Oxfam y Save the Children por mala conducta sexual en el último año.