Un asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a gobiernos del mundo evitar el confinamiento como medida principal para controlar la epidemia de COVID-19.

David Nabarro, uno de los seis enviados especiales de OMS, también advirtió acerca del aumento de la pobreza como consecuencia de las restricciones a la movilidad.

“En la Organización Mundial de la Salud no abogamos por las cuarentenas como el principal medio de control de este virus”, mencionó Nabarro.

Según el enviado de la OMS en Europa, el único momento en el que se justifica el confinamiento es para ganar tiempo.

“El único momento en que creemos que una cuarentena está justificada es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar y reequilibrar sus recursos; proteger a los trabajadores de la salud que están agotados. Pero en general, preferimos no hacerlo”, dijo.

TE PUEDE INTERESAR: OMS: EL MUNDO RESPONDIÓ TARDE A EMERGENCIA INTERNACIONAL POR COVID-19

Nabarro sostuvo que la única consecuencia de las cuarentenas es que las personas pobres se vuelven aún más.

Esto se debe al impacto económico en los países pequeños que dependen del turismo, entre otras razones, como el cierre de comercios.

El Caribe y el Pacífico son dos de las regiones más afectadas debido a la cancelación masiva de viajes.

Nabarro alertó acerca de la posibilidad de que la pobreza se duplique para el próximo año.

“Mire lo que está sucediendo con los niveles de pobreza; parece que es muy posible que la pobreza mundial se duplique el próximo año. Es muy posible que tengamos al menos una duplicación de la desnutrición infantil porque los niños no reciben comidas en la escuela y sus padres, en familias pobres, no pueden pagarlo. En realidad, esta es una catástrofe global terrible y espantosa”, aseguró.

El enviado de la OMS instó a los gobiernos a buscar mejores sistemas para evitar los contagios.