América Latina se ubicó como el referente en la regularización de la mariguana (cannabis) en el mundo, después de que en 2013 Uruguay fuera el primer país en legalizar el uso de esta hierba. Sin embargo, aún se enfrenta el desafío de controlar en la totalidad esta industria y avanzar en otros aspectos de la regulación.

Esto debido a que los países de la región que aprobaron el cannabis sólo han permitido su uso medicinal, lo cual ha dado paso a la investigación científica de los activos de la planta, no obstante, la agenda política de los países considera los temas relacionados con las políticas respecto a su uso industrial, y el adulto o recreativo.

A este contexto se añade que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció las propiedades medicinales de la planta y con ello algunos de los Estados miembros decidieron que retirarán el cannabis de la Lista IV que se creó durante la Convención sobre drogas de 1961 para reclasificarla en la Lista I.


El mercado del uso medicinal de cannabis en América Latina alcanzará un valor aproximado de ocho mil 500 millones de dólares hacia 2025

Con este movimiento, la mariguana queda agrupada junto con otros estupefacientes que están bajo control internacional por su carácter adictivo, pero accesible para su uso médico, en donde se categorizan narcóticos como la morfina.

Este cambio en la ONU se basa en el estudio que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el uso de la mariguana y abre la puerta a ampliar sus aplicaciones en tratamientos de enfermedades como el dolor crónico, esclerosis, epilepsia y cáncer

En la región, el mercado del uso medicinal de cannabis alcanzará un valor de ocho mil 500 millones de dólares hacia 2025, de acuerdo con previsiones de la consultora Market Data Forecast. No obstante, esta cifra dependerá de la aprobación de los gobiernos al cultivo de la planta.

En el documento “Tamaño y crecimiento del mercado de cannabis en América Latina”, la consultora destaca que hay un dinamismo en el aumento de los permisos para la elaboración de productos médicos de cannabis, sin embargo, existen barreras que impiden el crecimiento de la industria, como el desconocimiento del uso de todos los componentes no psicotrópicos de la planta.

Los países en donde el uso medicinal de la hierba está permitido son Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Perú, México y Paraguay, mientras que Uruguay fue el primer país a nivel mundial en legalizar la mariguana, cuya industria ha quedado en manos del gobierno.

No obstante, América Latina y las empresas que han emergido dentro de este sector tienen la capacidad para proporcionar productos de cannabis para la exportación a un costo menor, lo que convierte al continente en un actor clave en la producción medicinal.

Esto también permitirá una regulación que reducirá el mercado negro de medicamentos cannabicos, los cuales no cuentan con alguna garantía de producción, ni informan a las personas los porcentajes de THC permitidos para su elaboración y que pueden tener reacciones no deseadas.

“Este reglamento va a permitir comenzar el mercado del uso medicinal y el uso de tratamiento con cannabis, sin embargo esperamos que suceda la despenalización del uso industrial. Aún hay países, como Bolivia o Cuba, que están rezagados”, declara Jiangsu Wongpec, presidente de la Alianza Latinoamericana de la Cannabis.

México como referente de la industria del cannabis

México podría convertirse en un referente para la región después de que el Senado aprobara en lo general el uso adulto y el industrial de la planta el pasado 19 de noviembre, dictamen que se discutirá en la Cámara de Diputados el próximo viernes 4 de diciembre.

El documento fue enviado a las comisiones unidas de Justicia y de Salud, para dictamen. Pero también se compartió con las comisiones de Derechos Humanos y de Presupuesto y Cuenta Pública, para que emitan una opinión, esto porque, de acuerdo con los legisladores, se pretende tener una regulación bajo el enfoque de salud pública, derechos humanos y desarrollo sostenible.

Wongpec comenta que hay aspectos que se tienen que corregir, pero si la ley pasa en la Cámara Baja, será un precedente que dará paso al desarrollo de la industria, que puede abarcar diversas aristas, dado que la planta tiene usos que van más allá del psicotrópico.

El activista destaca que esto daría paso a la producción de suplementos alimenticios y otros usos que se pueden dar al cáñamo, para lo cual se deben liberar por completo los usos industriales de esta parte de la planta u otros campos, como el turismo cannábico.

Añade que esta reglamentación permitirá a México desarrollar una industria cannábica que podría superar a países como Canadá o Estados Unidos, cuyas regulaciones están muy avanzadas y en algunos casos han despenalizado su uso adulto.

El también director general de Canna Medical proyecta que, de avanzar en la regulación de la mariguana considerando aspectos como el uso adulto y la industria, se reduciría el costo de los productos medicinales, lo cual podría facilitar su acceso a un mayor número de personas.


México ha sido el ejemplo de Latinoamérica en esto y va a ser un parteaguas en la industria porque en los demás países están un poco atorados en el uso medicinal, pero el resto sigue criminalizado y en esta generación la región debería alienarse y convertirse en una potencia de cannabis

Jiangsu Wongpec

Presidente de la Alianza Latinoamericana de la Cannabis

También puedes leer; Regulación de la cannabis con deudas