La tarde de este martes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció la lista de nominaciones para embajadores entre los que se encuentran el que se perfila para serlo: Ken Salazar, exsecretario del Interior.

El anuncio de Biden también se distinguió por haber nominado al vicepresidente de Morgan Stanley, Thomas Nides, como máximo diplomático en Israel.

Sin embargo, el nombre de Ken Salazar es el que llama la atención pues expertos creen que de ser nombrado embajador podría significar una oposición con la ideología del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

¿Quién es Ken Salazar?

Ken Salazar ha sido constantemente criticado por activistas ambientales por su relación con empresas de la industria minera en dicho país.

Es por ello que su nombramiento podría jugar un papel importante para la relación bilateral por su experiencia en el sector energético y migratorio.

En 2007, Ken Salazar impulsó la reforma migratoria que propusieron los senadores McCain y Kennedy, pero que no prosperó ante el rechazo en el debate de la sociedad estadounidense.

También lee: Biden acepta cartas credenciales de Esteban Moctezuma como embajador de México en EE.UU.

Su hermano John Tony Salazar es agricultor, ganadero y comercializador de papa, producto que la Unión Americana busca exportar a todo el territorio mexicano, pese al alto contagio de plagas que el tubérculo puede transmitir a los suelos, según el Análisis de Riesgo de Plagas para la Importación de Tubérculos de Papa a México”, elaborado por a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Sin embargo, podría chocar directamente con AMLO ya que Salazar es un claro defensor del uso del “fracking” para la extracción de recursos naturales además de la construcción del oleoducto Keystone XL.

Incluso, ha recomendado a las compañías energéticas dedicar campañas para educar a la población respecto a los beneficios y seguridad de esta técnica de extracción.

Por el contrario, en México, el fracking no es bien visto por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador quien ha prohibido la utilización de esta técnica.

Ken Salazar tuvo a su cargo la gestión no solo los recursos naturales de los Estados Unidos sino también la administración de los parques nacionales, así como las relaciones del gobierno federal con las comunidades indígenas.

Finalmente, en 2012, su decisión de otorgar permisos a la petrolera Shell para la explotación en el Ártico provocó la protesta de varias organizaciones medioambientales, quienes lo acusaron de tener fuertes vínculos con el sector empresarial de la minería y de la agroindustria.