"Qué bueno que tantos líderes mundiales se tomaron un tiempo libre de encarcelar y torturar periodistas y disidentes para marchar por la libertad de expresión en Francia"

Mark Lynch

Universidad George
Washington


"La ausencia (de Obama) es simbólica de la falta de liderazgo estadounidense en el panorama mundial y es peligroso"

Ted Cruz

Senador republicano
de Texas


"Pero hay que ser honestos: el mundo no estaba esperando ver si Barack Obama participaba o no en esta marcha. Algunas veces las cosas no se tratan de nosotros"

Paul Waldman

The Washington Post


Del lado francés, la prensa dio poco espacio a la polémica estadounidense y los funcionaros aclararon que no había problema

https://www.youtube.com/watch?v=9855-yHqRWk

La marcha contra el terrorismo que reunió a cerca de 50 líderes mundiales en París tuvo un ausente polémico: el presidente de Estados Unidos (EU), Barack Obama.

Aunque a la manifestación acudió la embajadora de EU en Francia, Jane Hartley, republicanos criticaron ayer la ausencia de Obama o de un funcionario de alto nivel de la Casa Blanca.

“La ausencia es simbólica de la falta de liderazgo estadounidense en el panorama mundial y es peligroso”, escribió el senador republicano de Texas Ted Cruz en la revista Time.

A los reclamos de Cruz se unieron los de otros políticos que aspiran a ser el candidato presidencial del partido republicano, como el senador de Florida Marco Rubio y el gobernador de Texas Rick Perry. 

A la histórica demostración del domingo, que reunió a cerca de 4 millones de personas en solidaridad con la revista Charlie Hebdo, asistieron los jefes de Estado de Francia, España, Israel, Alemania, Reino Unido y decenas de mandatarios más.

Incluso, el diario The New York Daily News publicó en su portada la imagen de Obama y otros funcionarios con el encabezado “You let the world down” (le fallaron al mundo), mientras que en The New York Post el titular fue “lo siento, Charlie”. 

Las críticas orillaron a la Casa Blanca a admitir que fue un error no enviar a un representante de mayor rango a la manifestación, por lo que el secretario de Estado, John Kerry, visitará Francia el jueves próximo.

“Estados Unidos ha estado profundamente comprometido con Francia desde que este horrible evento ocurrió, y creo que esto es un poco una nimiedad”, manifestó Kerry, según The New York Times. 

Francia ni se inmuta

Del lado francés, la prensa dio poco espacio a la polémica estadounidense y funcionarios aclararon que no había problema.

“Para ser muy franco, la primera impresión que tuvimos es la de apoyo, expresado por el presidente Obama. El secretario Kerry hizo un discurso en Francia y vino a París antes de terminar la semana. Así que del lado francés, no hay resentimientos”, indicó a MSNBC Gérard Araud, embajador de Francia en EU. 

En EU, algunos analistas defendieron al presidente al argumentar que su asistencia hubiese representado un alto gasto en logística, pues la protección del mandatario necesitaría una gran operación de seguridad. 

“Pero hay que ser honestos: consideraciones prácticas de lado, el mundo no estaba esperando ver si Barack Obama participaba o no en esta marcha. Tan sorprendente que pueda ser esto para nuestra perspectiva, algunas veces las cosas no se tratan de nosotros”, publicó The Washington Post. 

A otros los critican por ir

Mientras que algunos reprocharon la ausencia de Obama, otros líderes mundiales recibieron críticas por asistir a la marcha.

Trascendió el caso del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien se invitó solo a la manifestación.

Los medios israelitas informaron que el presidente Francois Hollande le pidió a Netanyahu que no fuera, pero que el líder judío fue de todos modos para no perder bonos políticos en las elecciones anticipadas de este 2015. 

“El presidente  no quería que el conflicto palestino-israelí o la cuestión de las relaciones entre judíos y musulmanes desviara la atención del mensaje de la manifestación”, reportó Le Huffington Post France. 

También hubo señalamientos contra el expresidente francés Nicolás Sarkozy, quien buscará un segundo mandato en 2017, por lo que se coló en las fotos para ganar popularidad, según la prensa gala.

“En un puñado de segundos, bajo la mirada de las cámaras del mundo entero, él avanzó en las filas. Propulsado por el tropel de gente, Nicolás Sarkozy se posicionó entre el presidente de Mali y el primer ministro israelí”, informó Paris Match. 

The Washington Post criticó la hipocresía de Egipto, Turquía, Rusia, Algeria, Emiratos Árabes Unidos y Gabón, que mandaron representantes a pesar de ser países que reprimen la libertad de prensa. 

Papas no ‘a la francesa’

Algunos estadounidenses criticaron la hipocresía de los republicanos al señalar que ellos le han faltado el respeto a Francia en ocasiones anteriores.

Como ejemplo, citaron la vez que el líder republicano de la Administración de Casa de Representantes, Boy Ney, promovió en 2003 la eliminación del término “papas a la francesa” para sustituirlo por “papas a la libertad”. 

Este gesto fue en repudio a la oposición de Francia a la Guerra contra Iraq, liderada por el expresidente George W. Bush.

Francia usó su posición de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para vetar la decisión de EU de realizar la Guerra de Iraq.

Aunque fue el primer mandatario en acudir a EU tras el atentado del 11 de septiembre del 2001, el expresidente francés Jacques Chirac fue un severo crítico de la intervención estadounidense en Medio Oriente.