La Habana y Washington cuentan desde hoy con representación diplomática.

El día de hoy se prevé la inauguración en la capital estadounidense de la embajada cubana en una ceremonia que contará con unos 500 invitados, incluido el cantautor Silvio Rodríguez.

En la isla no se tiene preparada ninguna ceremonia especial, debido a que la cancillería considera necesario esperar a que el mismo secretario de Estado estadounidense, John Kerry, acuda en fecha por definir a izar la bandera en la sede ubicada en pleno malecón de La Habana.

La inauguración de la sede también ha sido calificado como “histórica” por Estados Unidos, ya que ningún encargado de la política exterior de Cuba ha sido recibido de manera oficial en Washington tras el rompimiento de relaciones diplomáticas en enero de 1961.

A partir del día de hoy, todos los empleados de las secciones de intereses contarán con sus respectivas acreditaciones de “personal diplomático”.

El pasado 1 de julio los presidentes Barack Obama y Raúl Castro acordaron de manera formal restablecer relaciones diplomáticas y la reapertura de embajadas en las respectivas capitales este 20 de julio.

A la inauguración de la sede diplomática cubana asistirá una delegación de funcionarios estadunidenses de las diferentes agencias gubernamentales que participaron en los seis meses de negociaciones.

La subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, quien encabezó las negociaciones por parte de Estados Unidos, y Jeffrey DeLaurentis, encargado de negocios de la nueva embajada en La Habana, asistirán a la ceremonia organizada por Cuba en esta capital.

“Todos son personas con las que los cubanos están familiarizados y reflejan una actitud de querer trabajar nuestra agenda bilateral de una manera muy robusta”, señaló un funcionario del Departamento de Estado que habló en condición de anonimato.

Preparan celebración

En tanto, de acuerdo con Notimex, Cuba alista los preparativos para la celebración, a lo largo de toda la isla, del Movimiento 26 de Julio, con el que se recuerda el ataque a los cuarteles de Fulgencio Batista en Santiago de Cuba en 1953, por Fidel Castro.