El presidente francés Emmanuel Macron hizo un llamado a la unidad nacional y a la vacunación masiva para combatir el repunte del coronavirus, y arremetió contra los que están impulsando el sentimiento antivacunas y las protestas.

Aproximadamente 160 mil personas salieron a las calles el sábado en toda Francia para protestar contra un pase especial de COVID-19 para poder ingresar a restaurantes y un mandato para la inoculación obligatoria de los trabajadores de salud. Muchos de los asistentes gritaron “¡Libertad!” y dijeron que el gobierno no debería decirles lo que tienen que hacer.

En una visita a un hospital de la Polinesia Francesa el sábado por la noche, Macron cuestionó: “¿Qué valor tiene tu libertad si me dices ‘no quiero vacunarme’, pero mañana contagias a tu padre, a tu madre o a mí mismo?”

Aunque señaló que los manifestantes son “libres de expresarse de una manera tranquila y respetuosa”, dijo que las protestas no harán que el virus desaparezca.

“Quiero hacer un llamado a la unidad”, comentó. Criticó a la “gente que se dedica a la movilización irracional, en ocasiones cínica, y manipuladora” contra la vacunación. Entre los organizadores de las protestas ha habido políticos de extrema derecha y miembros extremistas del movimiento de chalecos amarillos de Francia que se aprovechan de la indignación ante el gobierno de Macron.

Puedes leer: Alfonso Durazo respalda propuesta de AMLO para que Guardia Nacional pase al Ejército

Más de 111 mil personas han fallecido en Francia a causa del coronavirus, del que se están registrando unos 20 mil contagios diarios en el país respecto a los pocos miles que se reportaban hace unas semanas. La inquietudes sobre la capacidad de admisión de los hospitales están resurgiendo.

Durante la noche, los legisladores del Senado de Francia aprobaron una propuesta de ley que permite el uso del pase de COVID-19 en todos los restaurantes de Francia y otro tipo de establecimientos y hace obligatorio vacunar a los trabajadores de salud.

Pero le hicieron tantos cambios a la versión aprobada por la cámara baja que ahora el proyecto de ley deberá ser revisado por una comisión conjunta para tratar de alcanzar una solución negociada.