Después del hallazgo de una nueva cepa de COVID-19 que sería más agresiva por su velocidad de propagación, la Unión Europa ya toma sus precauciones por temor a su contagio en la zona por lo que se tomó la decisión de suspender los vuelos al Reino Unido.

Y es que fue en Reino Unido donde la nueva cepa fue descubierta, por lo que varios países de la Unión Europea prohibieron el domingo vuelos provenientes de esa zona, y Alemania consideraba limitar dichos vuelos.

De acuerdo con las autoridades de los países europeos, estas medidas extremas se tomaron para asegurar que la nueva cepa de coronavirus que se propaga en el sur de Inglaterra no se establezca sólidamente en el continente.

Por otra parte, también los Países Bajos prohibieron los vuelos del Reino Unido por lo menos lo que resta del año, mientras que Bélgica iniciará una prohibición de vuelo durante 24 horas a partir de la medianoche y también suspendió las conexiones en tren a Gran Bretaña, incluido el Eurostar.

Austria e Italia indicaron que detendrían vuelos del Reino Unido, pero no dieron detalles del periodo de la prohibición.

El primer ministro italiano Luigi Di Maio dijo en Twitter que el gobierno se preparaba para tomar medidas “para proteger a los italianos” de la nueva variante de coronavirus. Aproximadamente dos decenas de vuelos estaban programados para llegar el domingo a Italia, la mayoría a la región norte de Lombardía, pero también a Veneto y Lazio, que incluyen Venecia y Roma respectivamente.

Mientras tanto, funcionarios alemanes consideraban “opciones serias” relacionadas con los vuelos provenientes del Reino Unido, pero no han tomado medidas.

A su vez, la República Checa impuso medidas de confinamiento más estrictas para las personas que llegan del Reino Unido.

Lee: Otra nueva cepa del COVID-19 preocupa al mundo; se descubre en Sudáfrica