WASHINGTON (AP) – Donald Trump agitó el puño y saludó con la mano al salir de la Casa Blanca en el Marine One el miércoles por última vez como presidente, dejando atrás un legado de caos y tumulto y una nación amargamente dividida.

Cuatro años después de subir al escenario en su propia toma de posesión y pintar una imagen terrible de la “carnicería estadounidense”, Trump salió de la oficina dos veces acusado, con millones más sin trabajo y 400 mil muertos por el coronavirus. Los republicanos bajo su vigilancia perdieron la presidencia y ambas cámaras del Congreso. Será recordado para siempre por el último gran acto de su presidencia: incitar a una insurrección en el Capitolio que dejó cinco muertos, incluido un oficial de policía del Capitolio, y horrorizó a la nación.

Lee también: Cobertura: inicia la era Biden en Estados Unidos

“Ha sido un gran honor, el honor de mi vida. La gente más grande del mundo, el hogar más grande del mundo ”, dijo Trump a los periodistas antes de dirigirse al Marine One, con los rotores zumbando, en South Lawn.


Amamos al pueblo estadounidense y, nuevamente, ha sido algo muy especial. Y solo quiero despedirme, pero espero que no sea un adiós a largo plazo. Nos volveremos a ver.

Donald Trump

Trump será el primer presidente en la historia moderna en boicotear la toma de posesión de su sucesor mientras continúa enfadándose sobre su derrota y en privado sostiene que le robaron las elecciones que el presidente electo Joe Biden ganó justamente. Los funcionarios republicanos en varios estados críticos, miembros de su propia administración y una amplia franja de jueces, incluidos los designados por Trump, han rechazado esos argumentos.

Aún así, Trump se ha negado a participar en cualquiera de las tradiciones simbólicas de pasar la antorcha que rodean la transición pacífica del poder, incluida la invitación a los Biden para una visita para conocerlos.