Luego de que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) manifestara “tristeza y preocupación” por las advertencias del Papa en una carta privada, el subsecretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede aclaró la intención del pontífice.

Antoine Camilleri dijo que la expresión “mexicanización” de ninguna manera tendría una intención estigmatizante hacia el pueblo o el gobierno de México. 

“Menos aún podría considerarse una opinión política en detrimento de una nación que viene realizando un esfuerzo serio por erradicar la violencia y las causas sociales que la originan”, agregó.

La aclaración fue difundida ayer por la cancillería mexicana, que había manifestado su indignación el lunes por los comentarios que hizo el pontífice argentino al legislador de Buenos Aires, Gustavo Vera.

”Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror”, escribió en la carta, que advertía sobre el incremento del narcotráfico en su país natal.

Este mes, el Papa ungió cardenal al arzobispo de Morelia Alberto Suárez Inda, un sacerdote “insurgente” en un estado que ha sido azotado fuertemente el crimen organizado.