El llamado a formar un gobierno de emergencia nacional es un golpe de Estado contra la Constitución y el proceso político en el país”, señaló el primer ministro de Iraq, Nouri al Maliki, en un discurso televisado.

Bajo este argumento, Al Maliki rechazó ayer la convocatoria para formar un “gobierno de salvación nacional” cuyo objetivo sería hacer frente a las políticas sectarias y a la ofensiva relámpago de la insurgencia sunita.

“Se trata de un intento por parte de aquellos que están en contra de la Constitución de eliminar el joven proceso democrático y robar los votos de los electores”, agregó el líder chiíta.

Aunque el bloque electoral de Al Maliki ganó con ventaja en abril pasado, su gobierno se ve presionado por una ofensiva militar reciente dirigida por el grupo separatista Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés), que avanza hacia Bagdad de forma amenazante.

Alerta alimentaria

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió ayer que Iraq enfrenta graves problemas de seguridad alimentaria, tras la reciente escalada de violencia en el país.  

Más de un millón de personas han abandonado sus hogares y granjas desde enero pasado, dejando atrás su trabajo en el momento en que iniciaba la principal temporada de cosecha de trigo y cebada, indicó la FAO. 

(Fuente: Notimex)