La Navidad de este año será atípica. Las fiestas de fin de año en Europa deberán celebrarse en medio de restricciones que líderes de los países han implementado para detener los contagios de coronavirus.

Tras relajar las medidas de confinamiento durante el verano, Europa comenzó a vivir un repunte de enfermos de COVID-19, incluso Italia, España y Alemania regresaron a la lista de los diez países con más enfermos en el mundo.


Con la amenaza de la recesión económica acechando la región, los países optaron por endurecer las medidas de movilidad para prevenir un colapso en los servicios de salud y con ello evitar las imágenes sobre enfermos y fallecidos que se mostraron al mundo durante abril y marzo, cuando la pandemia alcanzó su pico más alto, durante la primera ola de contagios en la región

Si bien algunos de los Estados europeos implementaron restricciones a partir de octubre, al obtener resultados contundentes para frenar los contagios de coronavirus, decidieron ampliar los periodos de confinamiento y las estrategias de salud.

Es por ello que ahora, los países se alistan para pasar las fiestas de fin de año con diferentes limitaciones de movilidad y el número de integrantes de una familia además de restricciones en los horarios para las reuniones.

En tanto, en un reporte epidemiológico la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se registró una desaceleración en los contagios en los países europeos con una reducción de 10 por ciento, sin embargo la tasa de mortalidad se mantiene al alza, ya que del 13 al 20 de noviembre se registraron más de 32 mil muertes en la región.

El número de decesos significa la mitad de las víctimas mortales de la pandemia en el mundo en el mismo periodo, de acuerdo con los datos de la organización internacional.

“Los gobiernos aprendieron que no deben suavizar las restricciones porque con el fin de confinamientos es que ahora están en esta situación. Es seguro que implementen acciones diferentes que les permita evitar un colapso económico”, dijo Monserrat Castillo, internacionalista por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fiestas de Navidad sin virus

Francia es el país con más contagios acumulados en la región. El país supera los dos millones de enfermos. El 27 de noviembre se reportaron 12 mil 457 nuevos enfermos, después de que se alcanzarán 86 mil 852 casos el 6 de noviembre.

Estos números revelan que los contagios de COVID-19 sí lograron aminorarse después de que se implementara el segundo confinamiento que inició el 30 de octubre y que finalizará el próximo 15 de diciembre. Sin embargo, los bares y restaurantes no tendrán festejo dado que permanecerán cerrados hasta el 20 de enero de 2021.

El presidente Emmanuel Macron decretó un toque de queda entre las 19:00 y las 7:00 horas para evitar que los festejos por Navidad y Año Nuevo desencadenen una nueva oleada de contagios. Mientras, el gobierno echará a andar el plan de vacunación hacia finales de diciembre o inicios de enero.

El mandatario indicó que, al igual que sucederá en otros países del mundo, las primeras dosis del fármaco se aplicarán a personal médico, enfermeras y a quienes están dentro de los grupos vulnerables, como personas de la tercera edad.

Alemania también está lidiando con un repunte en los contagios. El país registra un acelerado aumento desde octubre y el 23 de noviembre llegaron al máximo de 23,648 enfermos en un día y desde entonces no han logrado mitigar al virus, de acuerdo con datos del Ministerio de Salud.

Aunque no está entre los países con más contagios, el territorio germano ya supera el millón de enfermos desde que se registró el primer caso de COVID-19, el pasado 27 de enero.

La canciller Ángela Merkel declaró que enfrentarán un invierno complicado, mientras la segunda ola de coronavirus se recrudece pese al cierre de bares y restaurantes, lo que ocurrió a inicios de noviembre, acto que se suma a las restricciones de movilidad.

Merkel adelantó que por ahora no levantarán las restricciones y pidió a la ciudadanía tener paciencia y solidaridad para que la Navidad “no sea una noche en soledad”, durante un mensaje que emitió desde Berlín.

Italia, en tanto, se alista para vivir una Navidad con muchas restricciones. De acuerdo con medios locales, los ministros del gobierno alistan un plan que entrará en vigor el próximo 3 de diciembre, cuando caduca la actual estrategia.

El presidente Giuseppe Conte ha dicho a los italianos que ante el incremento en el número de muertes desde finales de marzo, cuando se registró la primera ola de la enfermedad deberían alistarse para vivir una Navidad sobria, sin reuniones de Nochebuena, sin abrazos y besos.

32

mil muertes se registraron del 13 al 20 de noviembre en Europa

Los trascendidos aseguran que los ministros aún no definen los detalles del decreto que se revelará durante esta semana, pero proyectan que habrá un límite oficial en el número de personas para las reuniones sociales y con un toque de queda que iniciaría a las 22:00 horas en todo el país.

España también emprenderá un plan para la Nochebuena. El gobierno del país establecerá un límite de seis personas para las reuniones, en tanto que recomendará que los festejos previos a la noche del 24 de diciembre se efectúen en terrazas o lugares al aire libre.

Esta estrategia también recomienda ventilar los espacios interiores y mantener el distanciamiento social cuando sea necesario y aunque el ministro de salud, Salvador Illa, ha dicho que antes de dar a conocer las medidas para las fiestas, se requieren consensos entre las autoridades.

En tanto Suecia, que fue aclamado por su manejo de la pandemia, ahora enfrenta un recrudecimiento en los contagios, es por ello que podría mantener la prohibición de reuniones de más de ocho personas, que finalizará el 13 de diciembre.

También puedes leer: COVID-19 mutó en España; nueva cepa se propaga en toda Europa: estudio