NASA cancela lanzamiento de la misión Artemis 1 por problemas en uno de los motores

Por medio de redes sociales, la NASA señaló que Artemis 1 ya no será lanzado este lunes pues se necesita solucionar problemas técnicos

NASA cancela lanzamiento de la misión Artemis 1

Por medio de redes sociales, la NASA señaló que Artemis 1 ya no será lanzado este lunes pues se necesita solucionar problemas técnicos

Comparte esta nota

Pese a las altas expectativas que se habían generado y las buenas condiciones meteorológicas, la NASA informó que la falla en uno los motores provocó la cancelación del despegue del cohete Artemis 1 este lunes 29 de agosto.

“El lanzamiento de #Artemis I ya no se llevará a cabo hoy en día, ya que los equipos están trabajando en un problema con una purga del motor. Los equipos continuarán recopilando datos y lo mantendremos informado sobre el momento del próximo intento de lanzamiento”, tuiteó la NASA.

Este misión busca acercar de nuevo a la humanidad a la Luna, pues pondría una cápsula para tripulación en la órbita lunar por primera vez en 50 años.

¿Por qué NASA canceló el lanzamiento de Artemis 1?

Una fuga de combustible interrumpió el lunes la cuenta regresiva para el lanzamiento del nuevo cohete lunar de la NASA. La fuga estaba en el mismo lugar en el que se identificó durante una prueba en primavera.

Los controladores de vuelto detuvieron la operación de repostaje, que ya se hacía con una hora de retraso debido a tormentas en el mar. El proceso se reanudó despacio para ver si la fuga de combustible de hidrógeno podría empeorar, lo que casi con certeza pondría fin a la cuenta atrás, pero las alarmas forzaron otro receso.

El cohete de 98 metros es el más potente que ha construido nunca la NASA, incluso más que el Saturn V que llevó astronautas a la Luna hace medio siglo.

Lee también: Un paso más para llegar a Marte: la NASA enviará una nave a la órbita lunar

Hay que mencionar que no había ningún astronauta en la cápsula Orion sobre el cohete en el Centro Espacial Kennedy de la NASA. En su lugar, tres muñecos de pruebas estaban sujetos en los asientos para la misión orbital, que se esperaba durase seis semanas.

Pese a la falta de pasaje, miles de personas llenaban la costa para ver el despegue del Sistema de Lanzamiento Espacial, o SLS por sus siglas en inglés.

La vicepresidenta, Kamala Harris, viajó a Orlando con su esposo, pero aún no había hecho el trayecto de una hora por carretera hasta Cabo Cañaveral.

Las fugas de hidrógeno han empañado los preparativos de la NASA desde abril, y han requerido una serie de reparaciones. La prueba se repitió con más éxito en junio, aunque también hubo algunas pérdidas. Los responsables dijeron que no sabrían con certeza si las reparaciones habían funcionado hasta que se intentara cargar los tanques del cohete con casi un millón de galones de combustible frío el lunes.

Salir de la versión móvil