El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció que la población experimenta una fatiga por la lucha contra la pandemia de COVID-19, lo cual representa un riesgo de expansión del virus.

“Hay cierto cansancio, pero no podemos abandonar, porque es entonces cuando el coronavirus puede contagiarse a gran velocidad”, indicó el funcionario, al tiempo que recalcó el peligro de los rebrotes en Europa y América.

Ghebreyesus indicó que las tasas de contagios y ocupación de camas están creciendo nuevamente en varias partes del mundo y, aunque el personal de salud ahora está más preparado”, el contexto aún es muy peligroso.

Añadió que no es momento de bajar la guardia ni confiarse por la posible cercanía de una vacuna que logre revertir la situación, pues la apuesta principal debe seguir siendo el evitar contagios.


El director de la OMS advirtió que el invierno se acerca en el hemisferio norte, lo que aumentará el riesgo de contraer COVID-19, por lo que es muy importante garantizar el suministro de oxígeno y medicamentos usados para tratar la enfermedad.

“Es una lucha que es a largo plazo, pero en la que debemos intentar mantener bajos los contagios y a la vez garantizar que continúen los servicios y los niños puedan seguir acudiendo a la escuela”, añadió.

Mundo supera 40 millones de contagio

El número mundial de casos confirmados de COVID-19 superó los 40 millones este lunes, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.


Sin embargo, esta cifra podría ser sólo representativa debido a la aplicación irregular o baja de pruebas, al ocultamiento de casos por diferentes gobiernos y a los enfermos asintomáticos, que no se registran.

Expertos señalan que la cifra real podría ser el triple de la reportada actualmente.

Hasta el momento, se han registrado 1.1 millones de muertes por COVID-19 en el planeta, otra cifra que los expertos ponen en duda y consideran que se encuentra por debajo del número real.