Autoridades de Estados Unidos informaron que una mujer de 78 años recibió la vacuna de Pfizer contra el COVID-19, junto con su esposo, en el condado de Los Ángeles, California, y unas horas más tarde murió.

Sin embargo, las autoridades sanitarias comunicaron que hasta el momento no hay evidencias de que la vacuna tenga algo qué ver con el fallecimiento ya que la familia de la mujer explicó que padecía un historial de enfermedad cardíaca.

De acuerdo con el doctor Michael E. Morris, director del programa de vacunación Kaiser Permanente, en el sur de California, se está investigando el deceso de la mujer para conocer si estuvo vinculado con la aplicación de la vacuna de Pfizer.

Además precisó que la mujer recibió la vacuna de Pfizer alrededor de mediodía del viernes y que mientras estaba en el área de observación comenzó a quejarse de que no se sentía bien.

Morris señaló que cuando el personal médico se acercó a revisarla perdió el conocimiento. “Los paramédicos comenzaron a darle CPR de inmediato, pero no pudieron reanimarla”, explicó.

No obstante, las investigaciones se mantienen en pie porque la mujer “falleció inesperadamente” el viernes 12 de febrero después de recibir la versión de Pfizer de la vacuna COVID-12 alrededor del mediodía.

“Mientras estaba sentada en el área de observación después de la inyección, la paciente se quejó de sentir malestar y mientras era evaluada por el personal médico, perdió el conocimiento”, agregó Morris.

Su causa de muerte aún no se había determinado, pero el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles dijo por correo electrónico que no había signos de reacciones alérgicas o anafilácticas.

Por su parte, el esposo de la mujer de 57 años también fue vacunado el viernes.

“A pesar de esta tragedia, todavía insta a que continúen los esfuerzos de vacunación contra COVID-19 y dijo que tiene la intención de recibir su segunda dosis de vacuna en unas pocas semanas”, dijo Morris.