Una familia migrante mexicana en Estados Unidos expresó que tiene miedo después de recibir amenazas de muerte las cuales fueron plasmadas en la fachada de su casa, donde les escribieron el mensaje: “Mueran mexicanos”.

De acuerdo con esta familia, esta casa aún no está terminada de pagar y se sigue financiando con los ahorros de su vida; sin embargo, ante las amenazas de muerte, externaron sus intenciones de salir del lugar.

La familia explicó que fue durante estos días cuando fueron atacados a balazos en el camper en el que viven provisionalmente, en lo que consideran que se trata de “ataques antiinmigrantes”.

Estamos muy tristes y con mucho miedo por lo que nos está pasando sólo por ser latinos”, dijo la mexicana Carolina Oliva luego de que el domingo encontraran la casa en construcción, así como sus vehículos de trabajo, pintados con grafitis con el mensaje “mueran mexicanos”.

Asimismo, Oliva detalló que este ataque se suma a otros que han ocurrido desde que comenzaron a construir hace dos años la vivienda, ubicada en el condado de Rockdale, a unas 20 kilómetros al este de la ciudad de Atlanta.

Carolina Oliva los atribuye las agresiones al ambiente antiinmigrante que existe en esa comunidad.

Puedes leer: “Odian a los mexicanos”: mexicana Hanna Jaff denuncia a su esposo el barón Henry Roper-Curzon

“Una vez nos tirotearon un camper que tenemos ahí. Hablamos con la Policía y nos dijeron que no podían hacer reporte porque no había ningún muerto y después me mataron a mi perrita de un balazo y ya no quise ni reportarlo”, lamentó la mexicana, quien planeaba mudarse con su familia a la vivienda una vez que la terminaran.

“Nuestro plan ahora es terminar la casa y venderla lo más pronto posible. Ya no vamos a vivir ahí, ya no tenemos planes de regresar ahí, ya nada. Era la casa para la familia, estuvimos luchando 21 años, trabajando, y compramos el terreno con nuestros ahorros y la hemos estado construyendo desde hace dos años”, explicó Oliva.

Jedidia Canty, portavoz de la Oficina del Sheriff del condado de Rockdale, confirmó que investigan el incidente y que no tolerarán actos “de odio” contra ningún miembro de la comunidad.

“Estamos trabajando diligentemente en la identificación de los sospechosos responsables de este acto delictivo”, concluyó Canty.