El espionaje gubernamental en Internet podría hacer que la gente se autocensure y omita publicar opiniones controversiales en línea, concluyó un nuevo estudio.

El reporte investigó cómo el saber que uno está siendo observado puede causar un “preocupante efecto en el discurso democrático” en la red y levantó preocupaciones sobre el futuro de la libertad de expresión en Internet. 

Para su investigación, la profesora de Wayne University Elizabeth Stoycheff utilizó la teoría del “Espiral del Silencio”, que explica la tendencia de la gente de mantenerse en silencio cuando piensan que sus opiniones van en contra de las de la mayoría.

Los descubrimientos se basaron en encuestas en línea realizadas por un grupo de participantes, las cuales construyeron un perfil de cada uno haciéndoles preguntas sobre su consumo de noticias, opiniones políticas y rasgos de personalidad.

Durante la encuesta, algunos participantes vieron un mensaje que decía que su actividad en línea estaba siendo monitoreada por el gobierno estadounidense.

Los participantes tuvieron que leer una nota sobre los ataques aéreos de EU en Irak. Luego se les cuestionó sobre si deseaban expresar sus opiniones, cómo pensaban que otros estadounidenses se sentían al respecto, y si creían que el monitoreo de la red por el gobierno estaba justificado.

Aunque los resultados tomaron en cuenta los diferentes factores relacionados con los rasgos de personalidad y diferentes entornos, la mayoría de los participantes que vieron el mensaje de monitoreo “redujeron de forma significativa su propensión a hablar en climas de opinión hostiles”.