Los jóvenes en Tailandia han tomado las calles. Grupos de estudiantes llevan una jornada de movilizaciones que no han podido ser acalladas por las autoridades del país y que, por el contrario, han mostrado al mundo su desacuerdo con el poder de la monarquía.

Las manifestaciones arrancaron a inicios de septiembre, después de que dos líderes estudiantiles fueron detenidos. El gobierno los puso en libertad un par de días después, pero el 16 de octubre emitió un decreto para endurecer el estado de emergencia por el COVID-19, en la que prohibía las reuniones de más de cinco personas.


La política está en manos de la monarquía desde 1932. El jefe de Estado es el rey y el jefe de gobierno es el primer ministro

Sin embargo, la nueva orden del gobierno tailandés tuvo un efecto contrario. Miles de jóvenes se reunieron en el Monumento a la Democracia, ubicado en Bangkok, para exigir la liberación de los presos, pero fueron dispersados por la policía con cañones de agua.

Las imágenes dieron vuelta al mundo a través de redes sociales y medios internacionales, por lo que en los días consecuentes las autoridades permitieron las manifestaciones que exigen acotar el poder de la monarquía, reescribir la Constitución del país y la destitución del primer ministro Prayut Chan-o-cha, quien se niega a renunciar.

Las jornadas de protestas se han extendido a otros puntos del país, sin que se registre la intervención de la policía, pese a que los líderes del movimiento y por lo menos un centenar de activistas han sido detenidos y encarcelados, y podrían pasar un largo periodo en prisión por violar el estado de emergencia.

El gobierno tailandés, en tanto, llamó a una sesión extraordinaria del Parlamento para discutir la estrategia en la que enfrentarán el conflicto, aunque hasta el cierre de esta edición no se tiene una fecha para la reunión de urgencia.

La política de Tailandia está en manos de la monarquía constitucional demócrata desde 1932. Es decir, el jefe de estado es un monarca que hereda el poder, mientras que el jefe de gobierno es el primer ministro. En tanto, el poder judicial y el legislativo son independientes.

En el país existe una ley que prohíbe revelarse en contra de la monarquía y el movimiento estudiantil quiere limitar el poder del rey Rama X y su familia, quienes vivieron la desaprobación de la población cuando su caravana atravesaba la capital del país para arribar al Gran Palacio de Bangkok.

Los manifestantes aprovecharon el momento para “saludar” a la realeza alzando tres dedos, en referencia al filme “Los juegos del hambre”, símbolo que había sido tomado en las manifestaciones que tuvieron lugar en el país en 2014, cuando tuvo lugar un golpe de Estado.

El gobierno del rey Rama X ha sido muy controvertido desde que heredó el trono tras la muerte de su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, quien estuvo al mando durante 70 años. Su gobierno ha sido construido con base en el control militar, que es una de las causas que no son aprobadas por los jóvenes.


Los regímenes asiáticos son muy diferentes a lo que vemos y vivimos en otros países. El gobierno de Tailandia se mantiene en pie por el régimen militar en el que viven, en donde nadie puede dar un paso sin la autorización del rey. Estos gobiernos van perdiendo fuerza, aunque es más fácil que los líderes sean encarcelados a que haya un cambio en sus sistemas políticos

Alfredo Rodríguez

Historiador por la UAM

Poder femenino en Tailandia

Las mujeres han tomado un papel protagónico en las manifestaciones en Tailandia. La mayoría de ellas han adoptado el movimiento feminista como estandarte ante la figura patriarcal que para ellas representa el rey Rama X, quien ha estado envuelto en diversos escándalos de índole sexual.

Las jóvenes tailandesas, además de ser prodemócratas, también se manifiestan para exigir la legalización del aborto, están en contra de los impuestos a los productos que se usan durante el periodo menstrual y las reglas escolares que obligan a las niñas a aprender sobre feminidad.

Entre los organizadores de las protestas que iniciaron en septiembre se encuentran un importante número de mujeres, entre ellas Panusaya Sithijirawattanaku, quien fue arrestada durante las marchas del fin de semana.

“La monarquía y el ejército detentan todo el poder. No debería tener miedo a decir que los hombres mantienen casi todo el poder en Tailandia y se ha estado acrecentando la supremacía masculina”, dijo la estudiante de 22 años en una entrevista con el diario The New York Times a inicios de septiembre.

Las mujeres tienen poca representatividad en la vida política del país asiático. Su participación es nula en el ejército y en la monarquía y solo ocupan 14 por ciento de las curules en el Parlamento, lo que impide la equidad de género en el legislativo.

Sithijirawattanaku, conocida como Pung o “arcoíris”, se convirtió en una de las líderes más fuertes del movimiento estudiantil después de criticar abiertamente el gobierno monárquico frente a los estudiantes y en diversos actos prodemocráticos.

“Las mujeres están ocupando sus propios espacios en todos los movimientos en el mundo, pero en los países como Tailandia, en donde tienen pocos derechos en comparación con los hombres, sus posturas se vuelven relevantes porque defienden más de una causa”, declara Rodríguez.

También puedes leer: Protestas explotan en Chile: se derrumba cúpula de iglesia (VIDEO)