Los manifestantes repitieron en unísono la palabra ‘liberté’ (libertad), así como ‘Charlie’, en referencia a la publicación

Las escenas son impresionantes. Millones de personas marcharon ayer en diversas ciudades de Francia para mostrar unidad y honrar a las 17 víctimas que perdieron la vida en los recientes ataques terroristas perpetrados por extremistas islámicos en el país europeo.  

De acuerdo al ministerio del interior francés, solo en París se registraron más de un millón y medio de personas.

Líderes mundiales, incluidos el primer ministro británico David Cameron, la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu y el presidente palestino Mahmoud Abbas, encabezaron con brazos entrecruzados el inicio de la marcha.

“Hoy, París es la capital del mundo”, dijo emotivamente el presidente francés Francois Hollande, “todo nuestro país se elevará hacia algo mejor”.

Más de 2 mil policías –entre ellos elementos de élite postrados en las azoteas de edificios– protegieron la manifestación, además de las decenas de miles que ya custodian sinagogas, mezquitas, escuelas y otros lugares en todo el país.

Rompe récord

El Gobierno de Francia dijo que el número de asistentes a la marcha batió un récord. 

Los manifestantes, quienes también buscaban defender la libertad de expresión tras los ataques al semanario satírico Charlie Hebdo, a un supermercado kosher y a varios policías, repitieron en unísono la palabra “liberté” (libertad), así como “Charlie”, en referencia a la publicación. 

Otros ondearon banderas francesas y cantaron el himno nacional.

Asimismo, se llevaron a cabo eventos similares en decenas de otras ciudades en Francia. En total, se estima que alrededor de 3.7 millones de personas salieron a las calles del país.

Decenas de miles de personas también mostraron su apoyo en Londres, Washington, Berlín, Madrid y Nueva York, así como en El Cairo, Sídney, Estocolmo, Tokio y otras ciudades.  

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, expresó solidaridad y dijo que el mundo se puso de parte del pueblo francés.

“Estamos juntos no solo en la ira y en la indignación, sino en la solidaridad y el compromiso con la causa de enfrentar el extremismo y en la causa que tanto temen los extremistas y que siempre ha unido a nuestros países: la libertad”, dijo Kerry.

Sigue en alerta

Los trágicos sucesos que comenzaron este miércoles y culminaron el viernes son el ataque terrorista con más víctimas en Francia en décadas. 

El país sigue en alerta máxima mientras los investigadores determinan si los atacantes formaban parte de una red extremista más grande. 

 (Con información de AP).