Unos 500 soldados iniciaron ayer el resguardo de una ciudad del sur de Perú, donde miles de pobladores protestan desde marzo en contra de un proyecto de la minera mexicana Grupo México.

Soldados del Ejército, Aviación y de la Armada “se instalan en posiciones estratégicas, llámense puentes, túneles e instalaciones de distribución de combustible” de la provincia de Islay, dijo el ministro de Defensa Jakke Valakivi a la televisora estatal.

Los militares colaborarán por 30 días con los dos mil policías presentes en la zona que se han enfrentado con los pobladores en choques casi diarios, los cuales han dejado tres muertos; dos pobladores y un policía.

Contaminación en duda

Los agricultores del valle de Tambo se oponen al proyecto llamado Tía María, de  mil 400 millones de dólares, porque consideran que la mina a tajo abierto para extraer cobre contaminará las aguas del río Tambo con las que riegan sus cultivos. Grupo México afirma que utilizará agua del Océano Pacífico procesada en una planta desalinizadora. 

(Fuente: AP)