En zonas remotas de Perú permanece un grupo de, al menos, 37 mexicanos, quienes no pudieron tomar el vuelo humanitario que partió de Lima a finales de marzo, porque las autoridades imposibilitan los traslados entre las ciudades como medida para mitigar los contagios de coronavirus.

Perú está detenido y a los mexicanos varados en ese país solo les queda esperar a que termine la cuarentena, pero están preocupados por sus familiares en México.


Una red de 37 mexicanos fuera de Lima se organiza para solicitar ayuda a la embajada y regresar a casa

Iván Said García González es ciclista, recorría Perú en solitario y para sobrevivir tomaba fotos y videos. Ante la pandemia por el Covid-19 las personas se comenzaron a mostrar menos amables, por ello, decidió quedarse en Cusco, en donde ahora está varado.

La principal preocupación es su familia en México, por lo que intenta ser repatriado, pero no ha conseguido respuesta de la autoridad. Le fue imposible viajar a Lima, donde salió el vuelo humanitario que podría traerlo de regreso.

El grupo de mexicanos varados en el país latinoamericano es de alrededor de 37 personas, quienes se organizan en redes sociales para intentar salir del territorio peruano en medio de esta emergencia sanitaria.

El ciclista y fotógrafo es originario de San Luis Potosí, está en cuarentena en Cusco. Goza de buena salud y ya avisó al gobierno mexicano de su estadía en ese punto del territorio peruano, pero no ha recibido una respuesta oficial.

“Debido a la profesión que desempeño será difícil, pues no es vital en este tipo de situación viajar en bicicleta y prestar servicios de fotografía o video.


Continuar mi viaje será un reto, pues ahora, más allá de poder generar o no ingresos, es imposible viajar en paz

Iván Said García González

Mexicano en Perú

“Las condiciones para poder seguir viajando en bicicleta no son favorables, existe la xenofobia en los pequeños poblados (por lo menos en Perú), que creen que cada viajero es portador del Covid-19. Las fronteras están cerradas y el libre tránsito ha sido suspendido”, señala.

Iván Said manifiesta que le gustaría que el gobierno mexicano lo repatriara para poder cuidar a su familia, ya que tiene parientes en el sector vulnerable.

“Por favor, ustedes que sí pueden estar con sus seres queridos, respeten los lineamientos de seguridad para poder cuidarnos todos”, dice desde Perú este mexicano.

‘Nadie nos quiere llevar a Lima’, mexicana en Perú

Militsa De Gyves está en Pucalpa, una ciudad al norte de Perú, país que está en toque de queda desde el 16 de marzo para detener los contagios de Covid-19.

Personal de la embajada dijo a los mexicanos que tienen que llegar por medios propios a Lima. Para ello necesitan un salvoconducto, es decir, una persona residente en Perú que tenga un automóvil y los traslade a la capital peruana.

Ante las fuertes multas que impone el gobierno para quien se movilice dentro de su territorio, los mexicanos se han encontrado con la negativa de las personas respecto a estos viajes, “Nadie está dispuesto a llevar a una persona por la prohibición. Son multas de 37 mil pesos para quienes transporten a viajeros de un lugar a otro. Deseo volver a casa, con mi madre, con mi familia. Yo esperaba que mi embajada estuviera con nosotros”, expresa De Gyves.

Militsa de Gyves se percató de que varios mexicanos en las provincias de Perú están en la misma condición y no pueden salir del país.

“Nos empezamos a contactar, agregamos a la embajada. La respuesta fue que cada uno debería de llegar por sus propios medios a Lima, pero no nos garantizan ningún tipo de ayuda. Dicen que tenemos que permanecer en Lima hasta ver si hay o no un vuelo humanitario o hasta el 12 de abril, que es el día que se ha dispuesto para que se levante la cuarentena”, explica.


Insistimos con la embajada porque no alcanzamos los vuelos humanitarios a raíz de que Perú decretó toque de queda e inmovilización nacional del transporte de pasajeros

Iván Said García González

Mexicano en Perú

‘La comida se nos está agotando’

Azucena Hernández Pascacio es originaria de Irapuato, Guanajuato y requiere de un medicamento que no puede conseguir y solo tiene previsión hasta este lunes.

Asegura que con ayuda de las redes sociales envió mensajes al canciller mexicano Marcelo Ebrad y al gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, pero hasta el momento no ha recibido contestación.


Azucena considera que si los mexicanos en Perú se unen, pueden obtener una respuesta

“Mi mensaje para todos los que estamos acá es que no perdamos la fe, si nos unimos todos podemos hacer que nos escuchen. Fuerza para todos”, llama Hernández Pascacio.

Que nos apoyen con un vuelo humanitario

Dany Eleasar Villarreal Prado, residente en Torreón Coahuila, está preocupado por su familia que vive al norte de México.

“Ya nuestros recursos económicos se están agotando. Me urge estar en Torreón, mi familia depende de mí. Ya van dos semanas que nuestro trabajo allá está retrasado. Acudo a la buena voluntad de las autoridades mexicanas para que nos apoyen con un vuelo humanitario”, expresa Villarreal Prado.

Dany Eleasar se encuentra en ciudad de Chiclayo, al norte de Lima, cuenta que las autoridades peruanas hacen lo necesario para disminuir los contagios, y como parte de estas acciones, ya están en la segunda etapa de la cuarentena.

“La embajada hasta ayer nos contestó el correo donde solicitamos el apoyo. Estamos insistiendo porque no alcanzamos vuelos humanitarios a raíz de que Perú decretó toque de queda e inmovilización nacional del transporte de pasajeros”, señala el mexicano.

También puedes leer: Muere mexicano por coronavirus en Perú