Washington calcula que la producción podría reducirse entre 15 y 40 por ciento en los próximos años

Tu café mañanero pudo haber estado exquisito, pero el mercado cafetero no está en su mejor momento.

Agricultores centroamericanos son víctimas de la llamada epidemia de roya, causada por un hongo que ha provocado más de mil millones de dólares en daños en la región.

Para mantener el precio del producto y evitar implicaciones sociales como el desempleo, el gobierno de Estados Unidos anunció ayer un proyecto conjunto de cinco millones de dólares para combatir esta “enfermedad” de los granos con los que se produce la mayoría de los cafés selectos.

Raj Shah, director de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional USAID, explicó que unirán esfuerzos con el Centro Mundial de Investigación del Café, de la Universidad A&M de Texas, para tratar de eliminar el hongo, especialmente mortífero para la variante arábiga. 

La plaga ha afectado fuertemente a Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá y Costa Rica. Washington calcula que la producción podría reducirse entre 15 y 40 por ciento en los próximos años y que esto podría significar la pérdida de medio millón de empleos. 

Aunque hasta ahora las grandes compañías de EU han conseguido suficiente suministro para evitar aumentos de precios, preocupa también la seguridad económica de los pequeños cafetales, pues si los agricultores pierden sus ingresos, aumentará la pobreza en la región y contribuirá a un aumento de la violencia y el narcotráfico. (Fuente: AP)El objetivo del proyecto es mantener el precio del grano y evitar el desempleo.