La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expresó ayer su condena por el fallecimiento de Rubén García Villalpando, de 31 años de edad y oriundo del estado de Durango, quien falleció el pasado viernes 20 de febrero a causa de presuntos disparos realizados por un oficial de la policía de Grapevine, Texas. 

En un comunicado, la cancillería informó que el cónsul general de México en Dallas, José Octavio Tipp, envió una misiva al Fiscal de Distrito del Condado de Tarrant en la que se le solicita una investigación que aclare lo sucedido durante el incidente, y, en su caso, deslinde responsabilidades. 

“El gobierno de México condena, nuevamente, sucesos recientes como el que costó la vida al señor Zambrano Montes, y ahora, al señor García Villalpando, que son muestra reiterada de un uso de la fuerza letal de modo desproporcionado que conduce a la pérdida innecesaria de vidas, erosionando la confianza que debe existir hacia las autoridades en las comunidades en las que actúan”, expresó la SRE.

Una carta similar fue enviada al jefe de Policía de Grapevine.

Brindarán asistencia

Según la SRE, personal del consulado brindará asistencia diplomática y acompañamiento a los representantes legales de la familia del connacional, a efecto de asegurar que sea analicen correctamente las opciones legales del caso. 

En menos de 15 días han fallecido dos mexicanos a causa del supuesto uso desmedido de la fuerza de agentes policiales estadounidenses. 

El caso anterior se refiere al michoacano Antonio Zambrano Montes, quien fue abatido por uniformados en el estado norteño de Washington tras negarse a obedecer sus órdenes y lanzarles piedras. Aún no se ha aclarado lo sucedido. 

Cónyuges podrán trabajar

Las autoridades estadounidenses anunciaron el martes que a partir del 26 de mayo concederán permisos de trabajo a cónyuges de los extranjeros que laboran en el país con una visa temporaria de empleo.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado que la medida podría beneficiar a 179 mil personas durante el primer año y a 55 mil durante cada año subsiguiente.

Los cónyuges dependientes de quienes laboran con la visa llamada H-1B podrán solicitar su permiso de trabajo presentando su visa H-4, que se concede a familiares directos de quienes poseen la visa de trabajo, junto con el pago de 380 dólares.