Italia tiene a un nuevo primer ministro. A dos días de que el economista Mario Draghi recibiera el apoyo de la mayoría de los partidos de su país y la aprobación oficial del presidente Sergio Mattarella, el gobierno de “Súper Mario” está listo para continuar.

Sin embargo, para poder hacerlo en su totalidad, necesita también el soporte y la confianza de las Cámaras parlamentarias italianas, un proceso que podría ser aceptado esta misma semana, dejándole al expresidente del Banco Central Europeo el camino libre para actuar.

Entre sus principales retos y compromisos a cumplir será superar la crisis económica en la que actualmente vive Italia, así como ayudar a sus ciudadanos a salir adelante ante la pandemia global del COVID-19.

Para enfrentar estas barreras, Draghi tendrá a su lado a un equipo conformado tanto por miembros de los partidos más representativos de Italia -reconociendo así el apoyo que le brindaron-, como por integrantes elegidos por él mismo.

Al frente del Ministerio de Economía y Finanzas, por ejemplo, estará Daniele Franco, una de las personas de más confianza de Draghi al ser el director general del Banco de Italia y experto en finanzas públicas, así como Marta Cartabia, quien estará a la cabeza del Ministerio de Justicia.

De acuerdo con la doctora Marta Ochman, especialista en política europea y académica del Tecnológico de Monterrey, el gobierno de Mario sin duda estará caracterizado por el prestigio del mismo Draghi, pues además de ser uno de los economistas más reconocidos a nivel internacional, se distingue por no representar a un partido político en particular.


En cierta forma la expectativa es que no va a ser un gobierno político que va a representar como los gobiernos anteriores, sino que va a ser una administración que se va a enfocar más en los problemas sanitarios, económicos y sociales que enfrenta Italia ante esta pandemia

Marta Ochman

Especialista en política europea

En entrevista con Reporte Índigo, la también investigadora agrega que el estatus neutral de Draghi será sin duda una de sus más grandes virtudes ante los italianos, sobre todo por las experiencias pasadas, al tener a primeros ministros que apoyaban o lideraban a un partido en específico.

En ese sentido, la doctora agrega que esa ventaja también podría ser de ayuda para los mismos grupos políticos, pues al dejar al gobierno en manos de una persona que no está relacionada con ningún partido, y si maneja muy bien la pandemia y la recuperación económica, eso les daría rendimientos para las próximas elecciones.

“Lo que queda claro es que a diferencia de otros primeros ministros que acordaban con diferentes fuerzas políticas, Draghi se abrigó del derecho que le da la propia Constitución de nombrar a quienes lo van a acompañar. Eso nos habla de que se ha tratado de mantener muy aparte de lo que son los partidos, lo cual no significa que los esté ignorando, pero sí ha tratado de mantener una autonomía que de alguna manera le permite tener un margen de maniobra”, dice por su parte el maestro Dámaso Morales Ramírez, coordinador del Centro de Estudios Europeos de la UNAM.

Un apoyo partidario a Mario Draghi

Aunque Mario Draghi no representa a ningún partido en específico, el soporte que fue recibiendo por parte de ellos en las últimas semanas fue esencial para comenzar su gobierno.

Por ello, se espera que ninguno deje de lado ese voto a su favor, pues de ser así, el avance que podría estar construyendo Mario sería interrumpido.

“Si algún partido causa una crisis en el gobierno, eso significa que se para de cierta manera la cuestión de administración de fondos, que fue una de las causas de la caída de esta administración (…) No creo que en este momento político y económico le convenga a los partidos crear la imagen de un partido irresponsable que por querer llegar al poder está retrasando lo necesario para la gente”, detalla la doctora Marta Ochman.

Por otra parte, el maestro Dámaso Morales Ramírez, asume que ve un futuro favorable para Draghi, sobre todo al frente de Italia.


Durante su administración, Draghi deberá enfrentar la crisis económica de Italia y la pandemia por COVID-19

Para él, si bien el primer ministro se está presentando como una persona apolítica y con una gran confianza popular, justo eso podría llevarlo a ser el posible sucesor del actual presidente Sergio Mattarella.

Sin embargo, habrá que esperar cómo se desenvuelve su administración actual a través de una agenda en la que, de acuerdo con Morales Ramírez, Draghi deberá manejar muy cuidadosamente y reflejar las condiciones económicas, políticas, sociales y de salud que se manejan en Italia.

También puedes leer: Nueva variante de COVID ya se esparce por el mundo; Italia identifica su primer caso