El maestro Alejandro Navarro se volvió viral en redes sociales después de revelarse su caso en el que se valoró su esfuerzo y compromiso con su trabajo ya que estuvo calificando exámenes de sus alumnos desde el hospital antes de fallecer.

Y es que el profesor pertenecía a una escuela Del Río, una ciudad de Texas en la frontera con Coahuila, y estaba tan comprometido con su vocación que se trajo su laptop y un adaptador al hospital para calificar exámenes desde su cama.

Un día antes de ingresar a una cirugía de corazón, el señor Navarro se preocupó por no entregar las calificaciones de sus alumnos a tiempo, por lo que se la pasó calificando las tareas.

De hecho, el profesor estuvo trabajando en su laptop al mismo tiempo que hablaba con los médicos encargados de la operación.

Incluso cuando su doctor le preguntó si deseaba ser entubado en caso de que se presentara alguna complicación, el docente respondía a su pregunta y regresaba a trabajar.

Esta conmovedora historia fue compartida el 17 de diciembre a través de Facebook por Sandra Venegas, hija del difunto. Desde entonces se hizo viral, con más de 100 mil reacciones y comentarios.

“La última vez que lo vi fue el lunes y pasó las dos horas que estuve en su casa trabajando. Ojalá hubiera cerrado su computadora para disfrutar el tiempo que tenía con él,” escribió la señora Venegas en su publicación viral.

Finalmente, su hija también realizó un llamado para valorar el esfuerzo de los maestros así como ponerle límites para que no trabajen durante sus horas libres.

Te puede interesar: Julián Melo, el colombiano que soñaba con ser maestro y hoy revoluciona la educación en las empresas