Las madres obesas tienden a dar a luz a niños que también llegan a desarrollar exceso de grasa corporal en alguna etapa de su vida. Pero este efecto podría revertirse, según una investigación publicada este lunes en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences. 

En el primer estudio de su tipo, científicos reclutaron a 20 mujeres que fueron sometidas a un procedimiento quirúrgico para reducir peso conocido como “derivación biliopancreática” (DBP). Luego, analizaron los genes de muestras de sangre de 25 niños que nacieron después de esta operación, y de 25 hermanos que fueron concebidos antes de la cirugía. 

Encontraron que los hijos más jóvenes que nacieron luego de que la madre perdiera una cantidad de peso importante fueron más delgados que sus hermanos. También tuvieron una menor predisposición de sufrir diabetes o cardiopatías en la edad adulta.

De hecho, los niños nacidos después de la cirugía tuvieron mayor sensibilidad a la insulina y sus niveles de azúcar en la sangre fueron más saludables que los de sus hermanos y hermanas que fueron concebidos antes de la intervención quirúrgica. 

(Fuente: AP)