Uno de los mayores escándalos de corrupción en Brasil, por una operación de compra de votos en el Congreso, será llevado a un nuevo juicio parcial.

El Supremo Tribunal Federal (corte suprema) votó 6-5 por acoger las apelaciones de 12 de los 25 sentenciados por el escándalo que estalló en 2005.

Conocido como “mensalao” por involucrar pagos mensuales a diputados a cambio de apoyo a la agenda del gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

“Este tribunal está haciendo valer derechos fundamentales” de las personas sentenciadas en el caso, declaró en su voto el juez Celso de Mello, cuya lectura se extendió por más de dos horas. “Deben asegurarse todos los medios y recursos de la defensa bajo riesgo de nulidad de la persecución penal”.

Alrededor de un centenar de manifestantes se pronunciaron frente a la sede del tribunal por la condena de los acusados en el caso y su envío inmediato a prisión.

La manifestación reflejó la polémica que rodeó el juicio, con fuerte presión de medios de prensa por una condena a los acusados en el escándalo y contra las apelaciones.

Aun así, el profesor de derecho Joaquim Falcao, de la Fundación Getulio Vargas, consideró que el caso ya tuvo un impacto en el combate a la corrupción en Brasil, con un amplio número de condenados y el cierre de un banco que financió la operación de compra de votos.

“Si el tribunal eventualmente absuelve a los acusados, podría haber un agravamiento del descrédito de las instituciones democráticas”, comentó el jurista. “Puede haber algo de desilusión con un fallo así, pero no creo que sea grave para la democracia”, comentó a The Associated Press. (AP)