58%

de los republicanos creen que darle estadía legal a indocumentados es ‘recompensarlos por algo que hicieron mal’


"Deberíamos eliminar estas ciudades santuario. No deberíamos dar recursos para la aplicación de la ley hasta que cambien sus políticas”

Jeb Bush

Exgobernador de Florida y presidenciable republicano


"Un gran número de ciudades en el país no quiere cooperar con el Servicio de Inmigración (ICE). Creen que les causará problemas con la comunidad inmigrante"

Julie Myers Wood

Exsecretaria
asistente de ICE

Ciudades que protegen a indocumentados, incluso a aquellos con antecedentes criminales y de infracciones menores, causan polémica en Estados Unidos (EU).

Se les conoce como “ciudades santuario” a las urbes en las que las autoridades locales resguardan a migrantes sin papeles y niegan información a las agencias migratorias federales para protegerlos. 

Medios y funcionarios estiman que hay entre 200 y 300 jurisdicciones locales y estatales que no persiguen a los indocumentados.

Como no es un término legal, las ordenanzas en las “ciudades santuario” varían, según Rubén Navarrete Jr. de The Daily Beast.

Explica que unas ciudades prohíben a los funcionarios locales cooperar con los agentes migratorios, otras no permiten a las autoridades federales acceder al estado migratorio de los detenidos y algunas no permiten la injerencia federal en arrestos.

Sin embargo, ante recientes polémicas, estas ciudades están bajo la mira de los republicanos y del Gobierno federal.

El mexicano Juan Francisco López presuntamente asesinó, el 1 de julio, a una mujer de San Francisco durante un tiroteo. 

La controversia se agudizó porque López era un inmigrante indocumentado al que habían deportado cinco veces y que contaba con un historial de siete delitos. 

Autoridades federales habían pedido a San Francisco que lo deportara, pero la ciudad se negó. 

“Un gran número de ciudades en el país han decidido que no quieren cooperar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)”, expuso a CNN Julie Myers Wood, exsecretaria asistente de la dependencia.

“Creen que cooperar con  ICE les causará problemas con respecto a la comunidad inmigrante y la seguridad pública”.

Condenan el refugio

Aspirantes republicanos a la presidencia acusan que estas urbes fomentan la criminalidad. 

“Deberíamos eliminar estas ciudades santuario”, subrayó el exgobernador de Florida Jeb Bush tras el caso de Juan Francisco López, según reportó AP.

“Sobre lo que el Gobierno federal puede hacer, no deberíamos dar recursos para la aplicación de la ley a ciudades como San Francisco hasta que cambien sus políticas”. 

Otros exigen medidas más severas, como imputar cargos a las autoridades locales que permitan la estancia de indocumentados con antecedentes delictivos. 

“Yo los consideraría cómplices. Los haría criminalmente culpables”, declaró a Boston Herald Radio Bobby Jindal, gobernador republicano de Lousiana. 

“Especialmente si los procuradores no están tomando acción o si el alcalde no modifica sus modos, yo permitiría a las familias ir a corte y demandarlos”. 

Washington cauteloso

Sarah Saldana, directora de ICE, criticó durante una audiencia en el Congreso de EU que las “ciudades santuario” no cooperaran en materia de seguridad.

“En ciertas circunstancias, creemos que menor cooperación podría incrementar el riesgo de que peligrosos criminales regresen a las calles, lo que pone al público y a nuestros funcionarios en mayor riesgo”, enfatizó en un texto. 

Pero es difícil que las autoridades de estas ciudades cedan porque son zonas liberales con diversidad demográfica. 

Algunas de ellas son San Francisco, Los Ángeles, Houston, Nueva York, Chicago y Miami. 

“Queremos que nuestras comunidades estén seguras, (pero) al mismo tiempo, somos una comunidad diversa con una fuerte población inmigrante, y queremos asegurarnos que todos tengan derechos civiles y humanos”, dijo a The Washington Post John Eaves, comisionado del Condado Fulton, donde está Atlanta, Georgia.