1,000

colombianos fueron deportados por Venezuela en condiciones humillantes


"Todas las etapas nacientes de este histórico cambio migratorio global requieren planeación de largo plazo, no designación de corto plazo"

Jeff Biggers

The Huffington Post


"Ésta es una tragedia humana que requiere de una determinada respuesta política colectiva. Es una crisis de solidaridad, no es una crisis de números"

Ban Ki-Moon

Secretario general de la ONU

Las fronteras son uno de los temas más divisivos del momento.

Así lo muestran las polémicas en Estados Unidos (EU), donde Donald Trump insiste en atacar a los migrantes mexicanos; en Europa, donde la crisis migratoria motiva a los países a construir muros fronterizos, y en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro arremetió contra el gobierno de Colombia por un problema limítrofe.

Las controversias reflejan la problemática de políticos que apelan a las bases conservadoras, el drama que los migrantes de países pobres pasan para llegar a naciones desarrolladas y los conflictos geopolíticos.

Estos problemas ya están incentivando la acción de los organismos internacionales.

“Apelo a todos los gobiernos involucrados para proveer de respuestas completas, expandir los canales de migración segura y legal, y actuar con humanidad, compasión y de acuerdo con sus obligaciones internacionales”, manifestó la semana pasada Ban Ki-moon, secretario general de la ONU.

“Ésta es una tragedia humana que requiere de una determinada respuesta política colectiva. Es una crisis de solidaridad, no es una crisis de números”, añadió en referencia a la crisis migratoria europea. 

Analistas coinciden en que estas situaciones surgen porque los gobiernos tienen estrategias reactivas en lugar de analizar cuáles son las raíces de los problemas migratorios y planear soluciones de largo plazo.

“No hay una crisis de migrantes o refugiados”, escribió Jeff Biggers en The Huffington Post, “estamos en la mitad de un cambio migratorio global.

“Aunque la imparable realidad de desplazamiento forzado, sea por guerra, persecución o desesperación económica se originan de varias causas, todas comparten un hecho singular: todas las etapas nacientes de este histórico cambio migratorio requieren planeación de largo plazo, no designación de corto plazo”. 

Europa: crisis mortal

Autoridades libanesas recuperaron cerca de 200 cadáveres que flotaban en el mar, en Austria hallaron 71 migrantes sin vida dentro de un camión refrigerado y la Guardia Costera de Italia rescató a 3 mil peticionarios de asilo, pero encontró a 50 muertos.

Estos hechos, que ocurrieron la semana pasada, muestran que la crisis migratoria de Europa se está saliendo de control, e incluso los expertos la consideran como la más grave desde la Segunda Guerra Mundial. 

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que en este año más de 300 mil personas han tratado de cruzar de África a Europa por el Mediterráneo y alrededor de 2 mil 500 han perecido o desaparecido en el intento.

Organizaciones como Human Right Watch han criticado a los gobiernos europeos porque, en lugar de responder a la situación de forma unificada, se han construido o están por terminarse muros fronterizos en siete países.

Trump los lleva la ultraderecha

Con sus ataques en contra de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos (EU), Donald Trump se ha consolidado como el favorito de los republicanos para ser el aspirante presidencial del partido en el 2016.

La Universidad de Quinnipiac publicó la semana pasada una encuesta en la que 28 por ciento de los republicanos expresan que él debería ser el candidato.

Además, una reciente encuesta de CNN exhibió que 44 por ciento de los republicanos confían más en Trump que en cualquier otro candidato para tratar el tema de inmigración.

Es por ello, según analistas, que rivales favoritos de la élite conservadora, como el exgobernador de Florida Jeb Bush y el senador Marco Rubio, están adoptando partes del discurso del empresario, como el muro fronterizo y el término “bebés anclas”, que se usa para referirse a los hijos de los indocumentados. 

Maduro llega al borde

Al insistir en que en Colombia están entrenando grupos paramilitares de oposición, el presidente Nicolás Maduro ocasionó una crisis humanitaria y diplomática la semana pasada al cerrar la frontera con ese país y deportar a al menos mil colombianos.

Aunque las cancilleres de ambos países prometieron encontrar una solución, el chavista afirma que la frontera cerrará de forma indefinida en San Antonio de Táchira hasta que Colombia deje de propiciar el contrabando. 

Historias sin fronteras

En los últimos meses, los temas migratorios, de refugiados y de conflictos geopolíticos han llamado la atención. Aquí algunos de ellos.

> Venezuela

Al insistir en que los problemas económicos y de seguridad de su país provienen del límite con Colombia, el presidente Maduro causa un conflicto humanitario y diplomático.

> México-EU

El próximo embajador mexicano en EU tendrá como primer tarea arreglar la fisura que provocó Donald Trump con sus comentarios racistas sobre migrantes y narcotráfico. 

> Europa

Además de las heridas de la crisis griega, el problema migratorio desata divisiones entre los países de la UE y regresaría los controles nacionales de seguridad fronteriza.