El Ministerio del Ambiente de Ecuador informó que el Arco de Darwin, ubicado en las Islas Galápagos, sufrió un colapso en su estructura.

Según las autoridades ecuatorianas, el derrumbamiento, ocurrido este lunes 17 de mayo, se debió a un proceso de erosión natural.

La formación rocosa, similar a un arco, era visitada por turistas quienes solían practicar actividades de buceo en la zona, sin embargo, no se reportaron víctimas tras el evento.

Fue a través de redes sociales, que el Ministerio del Ambiente de Ecuador reportó la caída de la formación natural de rocas, que en algún momento formó parte de una isla.

TE SUGERIMOS: Reunión de genios: restos de Hawking, Darwin y Newton descansarán en el mismo lugar

“Informamos que hoy 17 de mayo, se reportó el colapso del Arco de Darwin, el atractivo puente natural ubicado a menos de un kilómetro de la isla principal Darwin, la más norte del archipiélago de Galápagos. Este suceso sería consecuencia de la erosión natural”, escribió la dependencia gubernamental en un tuit.

En otro mensaje, el Ministerio del Ambiente de Ecuador explicó que el Arco de Darwin es de piedra natural que en algún momento habría sido parte de la isla Darwin, la cual no está abierta a las visitas por tierra.

“El sitio es considerado uno de los mejores lugares del planeta para hacer buceo y observar escuelas de tiburones y otras especies”, explicó el ministerio.

Imágenes compartidas por turistas muestran que el dintel del arco se cayó y que en el sitio solo han quedado las pilastras de la formación.

El archipiélago de las Galápagos, surgido de erupciones submarinas, se encuentra en una de las zonas volcánicas más activas del planeta, donde también se registra una gran actividad sísmica.

Este conjunto, formado por 13 islas grandes, seis menores y 42 islotes, es considerado un “laboratorio natural” que permitió al científico Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

Las Islas Galápagos, declaradas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, se encuentran en el océano Pacífico, a mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador.