Peña Nieto dejó en claro ayer en Rusia que México acatará la decisión que tome el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

La Cumbre de los Veinte (G20) dejó una cosa en claro: la división de opiniones en cuanto a la situación de Siria. 

Mientras que el presidente estadounidense Barack Obama buscaba ayer el respaldo de otros líderes mundiales para atacar el régimen sirio, países como Rusia, China e incluso entidades como la Unión Europea se opusieron a una respuesta militar. 

A pesar del apoyo o rechazo que las naciones participantes expresaron a la posible ofensiva militar, todos coincidieron en condenar el uso de armas químicas.

México por su parte dejó en claro su postura: respaldar la decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En una entrevista con un medio local, Enrique Peña Nieto manifestó ser respetuoso de la posición que cada país adopte frente al tema, pero que en el caso de México se acatará lo que determine la ONU. Aún así condenó la situación que vive en ese país. 

“México condena el uso de armas químicas y condena también el clima de violencia y de afectación que se ha tenido entre la sociedad en Siria”, dijo el mandatario a RT en español.

Mientras tanto, el Senado mexicano aplazó la discusión y aprobación de un punto de acuerdo para exhortar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y al Senado de esa nación a evitar una ofensiva militar en Siria.

Ayer se presentó el punto de acuerdo, pero la mayoría de los senadores consideraron que no era un asunto de urgente y obvia resolución, por lo que lo turnaron a comisiones para su análisis. 

(Fuente: AP y Notimex)