[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_255h0zwb” responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /] Los brasileños que están en contra del encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva no están solos. Agrupaciones e individuos en Latinoamérica se solidarizan con quienes creen que la sentencia contra el exmandatario perjudica a la democracia en esta región del mundo. Los inconformes muestran su solidaridad mediante protestas en diferentes ciudades y peticiones en internet.

México se suma al movimiento internacional que está en desacuerdo con la sentencia contra Lula da Silva. Colectivos y profesionistas brasileños expresan su indignación desde el fin de semana pasado, cuando el expresidente se entregó a la justicia brasileña después de ser condenado a 12 años en la cárcel por corrupción.

La indignación por la condena del expresidente brasileño proviene desde diferentes frentes en México. Uno de ellos es el Colectivo México-Brasil contra el golpe, agrupación integrada por brasileños y mexicanos que están en desacuerdo con la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff.

Los miembros de esta agrupación y otras personas solidarias participaron en una protesta el domingo pasado en el Ángel de la Independencia.

“Hoy protestamos porque juristas de varios países, intelectuales, el movimiento de trabajadores y nosotros estamos en contra del encarcelamiento injusto de Lula da Silva a partir de un proceso basado no en pruebas jurídicas, sino en convicciones”, dijo Regina Crespo, integrante del Colectivo México-Brasil contra el golpe.

La manifestante agregó que las próximas elecciones están comprometidas porque Lula da Silva ahora no puede ser candidato. “Qué grado de legitimidad puede existir en un proceso en el cual el principal candidato no puede competir porque representantes del poder judicial deciden que él es culpable de un crimen que no pueden probar”.

Crespo afirmó que el colectivo está inconforme con los funcionarios que actualmente están en el poder en Brasil. “No estamos de acuerdo con este grupo de usurpadores que tomaron los principales puestos de mando del país para regalar nuestros recursos económicos, nuestros recursos naturales y echar a la basura un proyecto de transformación estructural que empezaba a llevarse a cabo en estos últimos 13 años”.

La integrante de la agrupación agregó que los brasileños que aplauden el encarcelamiento de Lula da Silva son “rehenes” de los medios de comunicación y que la condena contra el expresidente no es un hecho aislado.


“Perdemos todos los brasileños, el país y el continente porque este no es un proceso aislado en Brasil, sino que se está llevando a cabo en todos los países en los que la izquierda tenía un proyecto y una posibilidad de cambiar las cosas”

Regina Crespo

Integrante del Colectivo México-Brasil contra el golpe

En el mismo sentido, Paula Abramo, traductora e integrante del Colectivo México-Brasil contra el golpe, opinó que el encarcelamiento de Lula da Silva afecta a México porque es un mal precedente para todo Latinoamérica. “Es un proceso antidemocrático, opresor y de un recrudecimiento del neoliberalismo que lo que quiere es terminar con las conquistas sociales que se lograron en Brasil durante los últimos años. Es un golpe violento que tenemos que ver con mucha atención desde aquí porque puede pasar lo mismo en cualquier país latinoamericano”.

La traductora agregó que no hay pruebas para encarcelar a Lula de Silva. El expresidente fue juzgado como parte del Operativo Lava Jato, una de las investigaciones más grandes en contra de la corrupción en Brasil.

“Lo que está pasando es que la derecha está intentando impedir a toda costa que Lula sea elegido en las próximas elecciones”, dijo Abramo.

Estados Unidos detrás del juicio contra Lula

Este colectivo no es la única agrupación que apoya a Lula da Silva desde México. En la manifestación del domingo pasado también se presentaron integrantes del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos, una organización que se fundó en junio de 2016 y en la que participan personas de diferentes países latinoamericanos.

“Estamos hoy con la lucha del pueblo brasileño. Lo que ha venido creciendo es un golpe de Estado en Brasil y es un golpe de Estado precisamente por las cosas que logró Lula”, aseguró Eduardo Correa, integrante del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos.

El integrante del observatorio afirmó que en el juicio contra Lula da Silva también estuvo involucrado el gobierno de Estados Unidos. “Nosotros estamos seguros que atrás no sólo está la oligarquía brasileña que se molestó por todos los cambios que logró Lula durante su gestión, sino está el imperialismo estadounidense”.

Algunos brasileños que no forman parte de colectivos también se sienten indignados ante el resultado del juicio contra Lula da Silva. Jussara Teixeira, una psicoanalista brasileña que reside en México, creó una petición en la plataforma Change.org para congregar las voces de profesionistas e intelectuales que no están de acuerdo con el encarcelamiento de Lula da Silva. La petición ya tiene más de 300 firmas.

“Intelectuales, artistas, profesionales de diversos campos disciplinarios y laborales, repudiamos enérgicamente la violencia institucional y la maniobra política ejercida en contra de uno de los líderes democráticos más representativos de la política brasileña e internacional”, cita la petición.

En entrevista, Teixeira declaró que decidió crear la petición porque la condena impuesta a Lula da Silva es “absolutamente falsa e injusta”. La psicoanalista también escribió una carta para mostrar su indignación y la compartió con Reporte Índigo.


“Los condenados somos nosotros, los que trabajamos, los que creemos en la democracia, los que luchamos por un mundo equitativo, los que vivimos con esperanza”

Jussara Teixeira

Creadora de petición a favor de Lula

Teixeira finalizó su carta diciendo que la lucha no es sólo a favor del expresidente, sino por la recuperación de la “incipiente recién masacrada democracia” y “por la reinstalación de la justicia”.

Sindicatos mexicanos también se han manifestado en defensa de Lula da Silva y la democracia de Brasil. La Coordinadora Nacionales de Trabajadores de la Educación (CNTE) y otros grupos afirmaron que se suman a los movimientos internacionales que apoyan al expresidente.

“Los trabajadores y trabajadoras de México manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo y el movimiento sindical brasileños”, menciona el comunicado firmado por la CNTE y otros sindicatos.

Por su parte, el Frente Internacional de Brasileños Contra el Golpe convocó a manifestaciones en diversas partes del mundo contra la detención de Lula. A partir de este llamado, se realizaron actos en otro puntos de Amé- rica Latina, tales como Buenos Aires, Santiago de Chile y Bogotá.