El mundo celebraba el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín cuando el exlíder soviético Mijaíl Gorbachov dijo este sábado que –si no es que ya comenzó– el mundo está a punto de entrar a una nueva Guerra Fría.

Gorbachov se dijo preocupado porque conflictos como el de Ucrania han elevado la tensión entre Rusia y Occidente.

Ayer, el European Leadership Network (ELN), advirtió que desde la anexión rusa de Crimea las hostilidades entre el Kremlin y Occidente están “en los niveles de la Guerra Fría”.

“La intensidad y la gravedad de los incidentes relacionados con los militares rusos y occidentales y los organismos de seguridad se ha incrementado visiblemente”, introduce el reporte, que proporciona detalles de casi 40 incidentes específicos que han ocurrido durante los últimos ocho meses. 

La ONG europea señala que además de los encuentros militares de rutina, hay 11 acontecimientos “inusualmente provocativos”, que incluyen: misiones rusas de bombardeo simulado, acoso a aviones de reconocimiento y sobrevuelos cercanos a buques de guerra. 

También detalla tres incidentes de alto riesgo que podrían causar víctimas humanas o una confrontación militar directa: el secuestro de un oficial de inteligencia de Estonia, la “casi” colisión entre un avión civil y uno ruso de vigilancia y la presencia de un submarino intruso en Suecia que llevó a la mayor movilización militar sueca desde el fin de la Guerra Fría.