¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

SingaporeSummit

La desnuclearización de Trump y Kim será histórica pero también costosa y lenta

Mariana Recamier

Tras 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas sobre el poder nuclear de Corea del Norte, Donald Trump y Kim Jong Un acordaron esta madrugada la desnuclearización de la nación asiática. La desactivación del programa nuclear puede llevar más de 10 años y costar 20 mil millones de dólares


Jun 12, 2018
Lectura 6 min
portada post

Donald Trump y Kim Jong Un se reunieron ayer en el hotel Capella de la isla turística de Sentosa, Singapur. Se trata del primer encuentro entre un presidente de Estados Unidos y un líder de Corea del Norte, tras 70 años de confrontación y 25 de negociaciones fallidas sobre el poder nuclear de la nación asiática.

El apretón de manos entre ambos mandatarios es el inicio de un camino hacia la paz entre Estados Unidos y el país asiático. Después de una cumbre de cuatro horas, Corea del Norte se comprometió a la completa desnuclearización de la península coreana mediante un documento firmado entre ambos países.

Por su parte, el gobierno estadounidenses promete aportar garantías de seguridad al régimen norcoreano. Estos son las grandes promesas de la declaración conjunta que Trump y Kim hicieron esta madrugada

“Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea (RDPC, el nombre oficial de Corea del Norte) se comprometen a establecer nuevas relaciones, de acuerdo con el deseo de los pueblos de los dos países de paz y prosperidad…La RDPC se compromete a trabajar para la desnuclearización completa de la península coreana”, señala el documento.

Al firmar el acuerdo, el presidente de Estados Unidos aseguró que la declaración es muy extensiva. También prometió que los dos mandatarios se van a reunir de nuevo en varias ocasiones. Cuando le preguntaron si invitaría a Kim a la Casa Blanca, Trump respondió que “absolutamente, lo haré”.

De acuerdo a agencias, la declaración conjunta firmada por Trump y Kim tiene cuatro puntos. El primero es que Estados Unidos y Corea del Norte se comprometen a establecer nuevas relaciones por la paz y la prosperidad de los dos Estados.

El segundo punto es que ambos países unirán esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península de Corea.

El tercero es que el país asiático promete trabajar en la desnuclearización completa de la península Coreana.

El cuarto es que las dos naciones garantizan la recuperación de los prisioneros de guerra y desaparecidos en acción de combate restantes, incluida la repatriación inmediata de aquellos ya identificados.

“Hemos superado muchos obstáculos para llegar aquí… Los viejos prejuicios y prácticas actuaron como obstáculos en nuestro camino, pero los hemos superado y aquí estamos hoy”, declaró Kim J antes de reunirse con el presidente estadounidense.

Por su parte, Trump dijo que los dos países comenzarán un recorrido para crear una buena relación. “Me siento realmente bien. Vamos a tener una gran discusión y será tremendamente exitoso. Es un honor y tendremos una relación excelente, no tengo dudas”, aseguró el mandatario de Estados Unidos.

La cumbre fue breve. Tras el apretón de manos y las fotos, los dos mandatarios se dirigieron a una habitación donde mantuvieron un encuentro a solas, acompañados solo por sus traductores, durante poco más de 40 minutos.

Después de la cumbre, se realizó una reunión en la que se incorporaron las comitivas de los dos países. Trump fue acompañado por un grupo que incluía a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton; su secretario de Estado, Mike Pompeo, y su jefe de Gabinete, John Kelly. Junto al líder norcoreano se sentaron su hermana, Kim Yo Jong, y su hombre de confianza, Kim Yong Chol.

La desnuclearización no será fácil ni barata

De cualquier modo, la desnuclearización verificable puede tomar años, según los estudios que se han realizado sobre este tema. A partir de la declaración conjunta, comenzará un proceso de desarme que puede durar más de diez años y costar miles de millones de dólares.

Según los cálculos de Corea del Sur, el gobierno su país vecino destina el 25 por ciento de su presupuesto o 10 mil millones de dólares anuales a gasto militar. Las últimas pruebas de misiles el año pasado le supusieron un gasto de cerca de 300 millones de dólares.

Algunos expertos calculan que el país asiático posee entre 15 y 20 bombas nucleares. No obstante, según los servicios de inteligencia de Estados Unidos, esta cifra puede llegar a las 60.
Esas armas tienen un poder de destrucción entre 10 y 25 kilotones, el equivalente a las bombas atómicas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki en 1945.

El arsenal también cuenta con cerca de un millar de misiles de diferentes alcances para lanzar estas bombas. Durante el mandato de Kim, Corea del Norte completó casi un centenar de ensayos nucleares.

También se probó con éxito, por primera vez, cohetes intercontinentales. Estas armas son capaces de alcanzar cualquier punto del territorio estadounidense, como Kim recordó en un discurso al empezar el año.

Uno de los misiles más importantes del armamento norcoreano es el Hwasong-15. En su prueba de noviembre, esta arma alcanzó una altura de 4 mil 475 kilómetros y recorrió una distancia de otros mil antes de caer al mar. Con esos datos, los expertos calcularon que podría cubrir una trayectoria de 13 mil kilómetros.

Además, Corea del Norte tiene 200 misiles Nodong capaces de alcanzar Japón, 600 Scud que pueden llegar a Corea del Sur y parte de Japón y menos de 50 Taepodong y Musudan que podrían atacar la costa oeste de Estados Unidos, según la organización Nuclear Threat Initiative (NTI).

Por otra parte, deshacerse del programa nuclear norcoreano no será barato. Un estudio de la Universidad Kookmin en Seúl calculó que los costes directos e indirectos de la desnuclearización son 20 mil millones de dólares aproximadamente: 5 mil millones para el desmantelamiento de las bombas e instalaciones, 5 mil para la construcción de dos reactores nucleares para producir electricidad y
10 mil en gastos indirectos para reconstruir la economía norcoreana y reconocer en puestos civiles a los técnicos nucleares.

Otro informe, del Centro para la Seguridad Internacional y la Cooperación de la Universidad de Stanford, estimó que hará falta al menos una década para completar el proceso.

Además, según cálculos de los Ministerios de Defensa de Estados Unidos y Corea del Sur, Corea del Norte contaba entre 2015 y 2016 con más de mil 300 aviones, 300 helicópteros, 430 buques de combate, 250 barcos anfibios, 70 submarinos, 4 mil 300 tanques, 2 mil 500 vehículos blindados y 5 mil 500 lanzaderas múltiples.

A partir de la declaración conjunta entre Corea del Norte y Estados Unidos, el país asiático comenzará un largo y caro proceso para deshacerse de todas sus armas y el programa nuclear.

Comentarios