La Cumbre del G-20 reunió a las economías emergentes junto con las más fuertes en Los Cabos, México. 

Sin duda el tema principal fue la crisis económica en la Eurozona. Ahí se discutieron las distintas estrategias a seguir, pensando en el futuro del Euro, el destino de Grecia y la disputa entre el liderazgo de Merkel y el gobierno de Hollande.

Te presentamos las cinco frases más significativas  de la reunión:

— “España sí es solvente y será necesario que lo reconozcan”
Luis de Guindos, Ministro de economía español

De Guindos lanzó el mensaje que España no merece la penalización de los mercados que hoy sufre puesto que “no corresponde con los esfuerzos ni con la potencialidad de la economía española”. 

Esto se dijo cuando los niveles de la deuda amenazan a España con un rescate económico internacional de proporciones incalculables, según AP.

— “Estamos esperando que Europa nos diga qué es lo que va hacer” 
Robert Zoellick, Presidente del Banco Mundial

El dirigente fue estricto y conciso en su declaración: son tiempos decisivos con un margen de error muy corto. 

Zoellick dijo que Europa se encuentra en “un momento absolutamente crítico”.

— “Francamente, no estamos aquí para recibir lecciones”
José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea

El dirigente de la Comisión advirtió que el modelo de la Unión Europea es un modelo por el que deben de “estar muy orgullosos” y no necesita que le digan qué hacer en cuestiones de democracia o cómo manejar una economía. 

— “Hemos podido encontrar muchos puntos en común” 
Vladimir Putin, Presidente de Rusia

El encuentro que levantó expectativas fue la reunión entre el mandatario estadounidense, Barack Obama, y Putin.

El tema principal era el conflicto en Siria y se dio en medio del escándalo que colocaba a Rusia como proveedor de armas al ejército del régimen de Bachar al Assad. 

Tras la reunión, ambos presidentes se comprometieron a trabajar en conjunto con otros actores internacionales y acordaron revisar opciones que cesen con la violencia.

— “No podemos permitirnos que los bancos del mundo se mantengan al margen” 
David Cameron, Primer ministro de Reino Unido

En una reunión con empresarios, el político británico anunció su temor que los efectos de la desestabilización lleguen a Gran Bretaña, a pesar de no pertenecer a la zona euro. 

Reconoció que es necesario que todos los participantes de la cumbre se comprometan a salvar la economía mundial, en la cual los rescates bancarios se han puesto a la orden del día.