Con la evacuación del principal canal de televisión de noticias en Carolina del Norte, por primera vez en la historia, y la llegada de fuertes tormentas, Florence ha comenzado a causar estragos en esta zona de Estados Unidos.

Un portavoz de la filial de ABC dijo que las carreteras alrededor del edificio que alberga el canal de televisión New Bern’s WCTI-TV NewsChannel 12 ya se encuentran inundadas.

La estación informó en Facebook que estaba transmitiendo la cobertura de la tormenta mediante su estación hermana WPDE-TV.

La vanguardia del huracán Florence golpeó la costa de Carolina este jueves, inclinó árboles y arrojó agua de mar sobre las calles de Outer Banks, mientras la abrumadora tormenta se cerraba con vientos de 155 kph para dar inicio a un asedio de lluvia que podría durar todo el fin de semana.

Los vientos y la lluvia llegaron más tarde a Carolina del Sur y algunas personas seguían caminando sobre la arena en Myrtle Beach mientras Carolina del Norte era golpeada.

Las fuertes lluvias comenzaron en esta zona después del anochecer.

Los meteorólogos dijeron que las condiciones podrían ser más catastróficas a medida que la tormenta se adentra en la costa el viernes temprano, cerca de la línea que divide Carolina del Norte y Carolina del Sur.

El oleaje podría alcanzar hasta los 3.4 metros y los días de aguaceros podrían descargar más de 3 pies (0.9 metros) de lluvia, provocando inundaciones severas.


Los vientos de Florence se debilitaron a medida que se acercaba a la tierra, cayendo desde un máximo de 225 kph a principios de la semana, y el huracán se fue degradando de una aterradora categoría 4 a una 2.

Sin embargo, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, advirtió: “No se relajen, no se vuelvan complacientes. Manténganse en guardia. Esta es una poderosa tormenta que puede matar. Hoy la amenaza se convierte en realidad”.

Más de 80 mil personas ya estaban sin electricidad a medida que se acercaba la tormenta y más de 12 mil se encontraba en refugios. Otras 400 se encontraban en refugios en Virginia, donde las predicciones son menos graves.

Los meteorólogos informaron que dado el tamaño de la tormenta y su lentitud, podría causar un daño épico similar al que vivió en Houston durante el huracán Harvey hace poco más de un año, con inundaciones en hogares y negocios.

“Realmente todo se trata del tamaño de esta tormenta”, dijo el director del Centro Nacional de Huracanes, Ken Graham. “Cuanto más grande y más lenta es la tormenta, mayor es la amenaza y el impacto, y tenemos eso”.