México puede aprender de la Unión Europea y de Italia para superarse y expandirse a nivel comercial, ante la crisis de la pandemia por COVID-19.

A nivel mundial, la pandemia por COVID-19 ha golpeado a todos los países, dejando como consecuencia no sólo millones de decesos por el nuevo virus, sino también problemas sociales y económicos.

Y aunque se espera que a futuro la recuperación sea un hecho, lo cierto es que ese paso se dará de forma paulatina, viendo mejoras a mediano y largo plazo.

Ante ese panorama, es el embajador de Italia en México, Luigi De Chiara, quien opina que una opción viable para un crecimiento entre los Estados, principalmente los latinoamericanos y europeos, es trabajar en conjunto.

“Creo que podríamos crecer juntos elaborando sistemas de economías asociadas de mercados que sean más equilibradas, que puedan poner un freno al aumento de la desigualdad social, y también desarrollar nuevas formas de producción en un marco que salvaguarde el medio ambiente”, apunta.


De acuerdo con el embajador, se prevé que en 2022 se lleve a cabo la Comisión Binacional entre México e Italia

De acuerdo con él, con esto los gobiernos relacionados podrían seguir la ruta que el resto de la comunidad internacional busca alcanzar en las próximas décadas, pues son primordiales para el desarrollo.

Por otra parte, el diplomático distingue que entre su país de origen y la nación azteca, aunque ya hay una relación estrecha al ser Italia el segundo país que más exporta a México de entre los Estados integrantes de la Unión Europea, sigue habiendo otras oportunidades de crecimiento entre ambos, principalmente en el campo económico-comercial.

“Donde yo veo que hay oportunidades más claras y fuertes de mejorar todavía más la relación es seguramente en el campo económico-comercial (…) En cierto sentido podemos decir que Italia contribuye al desarrollo económico e industrial de México al exportar 80 por ciento de nuestra maquinaria industrial y agrícola. Pero es un hecho que la atención de las autoridades federales, estatales y del sector privado en este país está relevantemente, si no exclusivamente, dirigida al norte de América, aunque sería extraño lo contrario”.

En ese sentido, De Chiara puntualiza que lo que podría convenirle al país azteca es invertir un poco más de su atención a la relación con Italia y con el resto de la Unión Europea, con el objetivo de que aprenda más de ellos en materia económica, tomando en cuenta que su modelo es distinto al de América del Norte, sobre todo con la experiencia que tienen para fomentar a las pequeñas y medianas empresas.

“Me parece que (en México) todavía falta la cultura empresarial, y lo digo con mucho respeto, falta esta audacia y esta capacidad de saber cómo se crea un producto, cómo se desarrolla, cómo se elaboran estrategias de marketing que puedan ser exitosas en mercados que son todavía desconocidos para el país (…) Y si uno mira la composición merciológica, las exportaciones mexicanas se ve que la mayoría son con la marca no nacional, como ocurre en el sector automotriz”, dice De Chiara.

Bajo ese escenario, el diplomático apunta que México tiene todo para tener sus propias cadenas de valor y sus productos Made in México que puedan ser exportados al resto del mundo, como su sistema académico universitario, su posición geográfica, la red de acuerdos comerciales bilaterales que tiene prácticamente con todos los países, sus capacidades empresariales, su gestión macroeconómica de la economía, y su composición demográfica de población.

“Creo que la experiencia europea es muy valiosa desde este punto de vista y podría beneficiar mucho al sistema económico mexicano”, detalla.

La agenda en camino para México e Italia

El embajador Luigi De Chiara arribó a México meses antes de que se desatara la crisis sanitaria por el COVID-19, lo que finalmente ocasionó que se frenaran diferentes actividades entre los gobiernos de México e Italia.

Sin embargo, es el diplomático quien da a conocer que, como parte de su agenda, las actividades pospuestas no se cancelarán, sino que se llevarán a cabo en cuanto la situación lo permita.

Entre esos eventos está la reunión de la Comisión Binacional entre México e Italia, que es el órgano de relacionamiento institucional entre los dos gobiernos, a través del cual se reúnen sus respectivos cancilleres.

De acuerdo con De Chiara, se está estudiando que, si la emergencia sanitaria sigue bajando, la Comisión pueda llevarse a cabo durante la primavera de 2022, permitiéndole a ambas naciones continuar con una conversación más estrecha.

Además, entre los otros temas que el diplomático seguirá pendiente está la próxima reunión del G20 que se celebrará en Italia con una cumbre a finales de mes, y de la cual se prevé que México sea parte.


“Veo todos los días, en todos los sectores, que ocurre mucho entre los dos países, pero hay mucho más que podría ocurrir; entonces, la actividad de la Embajada está enfocada en hacer que estas potencialidades se transformen en actividades reales (…) Así que estamos ocupados también en actividades culturales, acercamientos económicos y una sección consular que es muy importante para la comunidad italiana en México”

Luigi De Chiara

Embajador de Italia en México

A un paso de las presidenciales

En Italia, se espera que en febrero próximo el Parlamento elija a su nuevo jefe de Estado, dejando atrás el periodo de Sergio Mattarella.

Al respecto, el embajador de Italia en México, Luigi De Chiara, opina que, aunque aún no se puede asegurar nada, podría ser que la elección final se base en una persona de gran experiencia y de gran sabiduría política.

Respecto a las insinuaciones de que el próximo presidente sea el actual primer ministro, Mario Draghi, el diplomático enfatiza que de ser así en Italia tendrían que adelantarse las elecciones para suceder a Draghi y sólo así él tome el cargo de Mattarella.

Pero independientemente de que sea o no el primer ministro el siguiente jefe de Estado italiano, De Chiara sostiene que en cualquier de las posiciones el país se beneficia mucho con una personalidad como Draghi, “un italiano que tiene una experiencia internacional y una capacidad particular en lo que se refiere al manejo de la economía”.

También puedes leer: Italia va por más vacunados y comprobante de vacuna