Una investigación, publicada en Nature Medicine hoy, revela que la inmunidad adquirida contra los coronavirus estacionales es de poca duración.

Un equipo, liderado por Lia van Der Hoek, responsable del laboratorio de virología experimental de la Universidad de Ámsterdam, analizó la inmunidad adquirida por pacientes infectados con las cuatro diferentes cepas estacionales de coronavirus.

Estas cepas son similares al coronavirus causante de la pandemia mundial, el SARS-CoV-2, sin embargo se tratan de virus estacionales.

Las cuatro cepas analizadas; HCoV-NL63, HCoV-229E, HCoV-OC43 y HCoV-HKU1, causan infecciones en el tracto respiratorio.

Los investigadores, autores del estudio, aseguran que comprender las características compartidas de los coronavirus estacionales sirve para entender más acerca de la nueva cepa, originada en Wuhan, China.

LEER: OMS: NO HAY CERTEZA DE INMUNIDAD EN PACIENTES RECUPERADOS DE COVID

Para realizar el estudio, se examinaron 513 muestras de suero recogidas de manera regular a 10 varones adultos sanos de Ámsterdam, desde 1980.

Los científicos midieron el aumento de anticuerpos contra la proteína nucleocápside, característica de los coronavirus.

Cada aumento de anticuerpos, se consideró como una nueva infección.

Tras el análisis se determinó que cada paciente presentó entre 3 y 17 infecciones de coronavirus en periodos de reinfección de entre 6 y 105 meses.

Las personas que participaron en el estudio se contagiaron con el mismo tipo de coronavirus estacional un año después de presentar la infección inicial.

Los autores del estudio creen que el SARS-CoV-2 podría compartir con estas cepas, el patrón de inmunidad y contagio.