La influencia de Teherán en Iraq, que ya venía en aumento desde la partida del grueso de las fuerzas de EU en  2011, ha alcanzado niveles sin precedentes

Francia reveló ayer que destinará casi 500 millones de dólares a la lucha contra el terrorismo. 

El martes, el presidente de Estados Unidos anunció que solicitará la aprobación del Congreso para “autorizar el uso de la fuerza” en contra del Estado Islámico en Iraq y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés), en Iraq.

Sin embargo, la población cree que es otro el país que se está esforzando más que nadie para ayudarlos. 

Para muchos iraquíes, su mejor aliado en la lucha contra ISIS  es Irán, considerado el principal responsable de frenar la marcha de la agrupación islamista hacia Bagdad.

Irán, un país chiita y que no es árabe, se ha hecho cargo en la práctica de la defensa de Iraq contra la agresión de la organización sunita, aportando todos los pertrechos que necesitan los iraquíes.

Entre dos y tres aviones militares iraníes aterrizan diariamente en el aeropuerto de Bagdad, trayendo armas y municiones. Además, aunados a su campaña de entrenamiento de las fuerzas locales, Irán lleva a cabo ataques aéreos para ahuyentar a los invasores de una provincia iraquí fronteriza con su territorio.

Como consecuencia de esto, la influencia de Teherán en Iraq, que ya venía en aumento desde la partida del grueso de las fuerzas estadounidenses en 2011, ha alcanzado niveles sin precedentes.

Su presencia preocupa

“La presencia de Irán en Iraq crece con cada día que pasa”, le dijo un funcionario iraquí a The Associated Press. Y es que algunos suníes se sienten amenazados por su influencia en la región.

El legislador suní Mohammed Al Karbuly considera que EU debe intensificar su apoyo a Iraq en la lucha contra los extremistas para reducir la influencia de Irán. (Fuente: AP)