Una pareja gay fue atacada por un grupo de personas armadas después de salir de una fiesta en Arnhem la madrugada del 2 de abril. 

 

En su publicación de Facebook, Jasper Vernes-Sewratan cuenta que aunque normalmente no se toman de la mano en público para “no provocar”, en ese momento parecía no haber nadie. Se les acercó un grupo de muchachos que lucían de origen marroquí de 14 a 18 años. Jasper narra que tenían unas tijeras y cuenta que en el momento todo se volvió confuso, que sintió a tres personas atacándolo y luego sólo escuchó a Ronnie, su pareja, gritar de dolor y decir que le habían roto los dientes. 

 

Los atacantes huyeron. A Ronnie le tumbaron cuatro dientes y parte de otro. “Lo que era una linda noche, se convirtió en una pesadilla”, escribió lamentando el hecho de que este tipo de cosas puedan suceder aún en la actualidad.

 

La agresión impactó a la población holandesa al grado de iniciar un movimiento a favor de la comunidad LGBTQ. La periodista Barbara Barend pidió en redes sociales “Esta semana todos los hombres (heterosexuales y gays) por favor paseen de la mano”. La idea fue retomada por distintos hombres que enviaron su fotografía caminando tomados de la mano reunidos con el hashtag #allemannehandinhand o #handinhand.

 

Los políticos se unieron a la causa. El lunes el líder del partido liberal de izquierda, Alexander Pechtold, llegó tomado de la mano de su portavoz de finanzas, Wouter Koolmees al Parlamento. Publicó “Detengamos la violencia contra los gays”. Por su parte, los socialdemócratas Jeroen Dijsselbloen y Lodewiijk Asscher también subieron su foto.

 

 

Holanda fue el primer país en el mundo en legalizar el matrimonio igualitario en 2001. Este miércoles se hizo una marcha pacífica en solidaridad con la pareja que fue atacada. El Primer Ministro holandés condenó los hechos y dijo que la violencia homofóbica es terrible y un tema prioritario para el gobierno. 

 

Relacionado: Holanda dice no a la ultraderecha