El expresidente Bill Clinton salió ayer a la defensa de su esposa. 

Y es que muchos estadounidenses no tomaron a bien la reciente entrevista de la ex primera dama Hillary Clinton a ABC News, en la que aseguró que su familia estaba “totalmente en bancarrota” cuando abandonó la Casa Blanca. 

Los republicanos señalaron que desde que Clinton dejó la presidencia la familia ha ganado millones y acusaron a la también ex secretaria de Estado de haber perdido contacto con la realidad y de no saber lo que demanda diariamente la mayor parte de los ciudadanos.

En respuesta a las críticas, el exmandatario defendió el compromiso de la demócrata con los más desfavorecidos. Alegó que su riqueza familiar no ha impedido a Hillary ser consciente de los problemas económicos.

“Tiene los pies en la tierra” dijo el martes el expresidente durante la anual cumbre política de su familia: “Clinton Global Iniciative America”.

Bill agregó que el debate debería orientarse en cómo los líderes políticos se enfrentan “al reto crucial de nuestro tiempo, que es el fin del sueño americano”. (Fuente: AP)