Ivanka Trump, hija del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue fotografiada sentada en el asiento que debería ocupar su padre durante un acto oficial en la cumbre del G20.

La imagen provocó sorpresa, debido a que en ausencia de un mandatario, algún secretario de Estado o el canciller, es el que suele ocupar su lugar. La foto fue publicada en Twitter por Svetlana Lukash, una funcionaria rusa presente en la reunión.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que Ivanka Trump ocupó brevemente el asiento cuando el presidente abandonó la sala. Añadió que Ivanka se encontraba en el fondo de la sala y que avanzó cuando el presidente del Banco Mundial empezó a hablar de asuntos relacionados con un fondo para mujeres empresarias impulsado por ella.

El funcionario habló bajo la condición de anonimato por tratarse de una reunión a puerta cerrada.