El candidato del partido Avanzada Progresista, Henri Falcón que al inicio de su carrera política formó parte del chavismo que terminaría por abandonar en 2008 se ha convertido en la única alternativa en la oposición para hacerle frente a Maduro en las próximas elecciones de Venezuela.

Desde que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió boicotear los comicios electorales debido al veto de candidatura para Leopoldo López o Henrique Capriles así como la inhabilitación de partido los candidatos de la oposición venezolana se ha reducido a cinco de los cuales sólo uno puede considerarse como verdadero contendiente del actual mandatario.

A principios de marzo Avanzada Progresista fue el único partido perteneciente a la MUD que aceptó firmar un documento para aplazar las elecciones presidenciales al 20 de mayo,que se realizarán en conjunto con la votación para el consejo legislativo, y accedió a registrar a Falcón como candidato de la oposición.

Falcón de 56 años, poco carismático y de discursos planos, se ha convertido en la alternativa más decente de la oposición a pesar de que cuenta con el apoyo de partidos pequeños como: Movimiento al Socialismo y el partido socialcristiano Copei y de que ocupa la tercera posición en popularidad entre los líderes de la oposición, López y Capriles, que debido al veto no pueden participar como candidatos.

Ni de Izquierda Ni de Derecha

Tras ser subcomandante del Ejército en 1992, Falcón se unió al movimiento chavista, en el que ascendió a lo largo de los años hasta 2008 cuando Hugo Chávez le dio la espalda por lanzarse como candidato a gobernador del estado de Lara sin su autorización.

Ese mismo año después de reconciliarse y ganar las elecciones de Lara, Falcón rompe con el chavismo definitivamente debido a que Chávez tomó el control de la policía de la entidad, reprendió una protesta estudiantil y ex propio una fábrica de la principal productora de alimentos, operada por la Polar

Después de anunciar su candidatura, la coalición opositora MUD, de la que formaba parte Avanzada Progresista, considerará que Falcón participará en una “farsa electoral” pues “se deslinda completamente de la unidad y del sentimiento democrático del pueblo de Venezuela”.

A pesar de que Henri Falcón ha sido líder de los sectores moderados de Unidad Democrática, debido a su pasado chavista ha enfrentado a militantes de la oposición y adversarios políticos que desconfían de él por considerarlo un dirigente colaboracionista.

De manera que la principal sospecha que recae sobre Falcón es la posibilidad, de que el candidato “más fuerte” de la oposición pueda pactar con el chavismo para montar una “derrota limpia” dentro del proceso democrático para validar como legal el triunfo de Maduro.

El panorama de una posible victoria

Henri Falcón ganó la elección para la gobernatura de Lara, en 2008, con el 73% de los votos, el porcentaje más alto de votos que ha tenido un candidato a gobernador en Venezuela.

De acuerdo a información de la agencia AP algunas sondeos ubican a Falcón por encima de Maduro, mientras que un sondeo realizado entre 1 y 14 de febrero por Datanalisis, encuestadora local, señaló que la mayoría de los individuos que se identifican con la oposición votaría aún en la probable situación de que las elecciones estuvieran arregladas, por lo que el resultado del estudio demostró que Falcón se encuentra un 12% arriba de Nicolas Maduro.

Tanto el equipo de Falcón como sus seguidores aseguran que si la población se moviliza y vota en los próximos comicios electorales son altas las probabilidades de que el candidato de Avanzada Progresista triunfe. Entre las propuestas que Henri Falcón ha hecho hasta el momento, desde su cuenta de twitter, destacan la promesa que de ser elegido liberará a Leopoldo López, pues en Venezuela no puede haber presos políticos, la implementación de una estrategia para “resolver el problema del alto costo de la vida” en el país así como la conservación de las mejores relaciones con Estados Unidos.