Hambre de cifras

La hambruna del 2011 en Somalia mató a unas 260 mil personas, la mitad de ellas menores de cinco años, de acuerdo con un nuevo reporte que se va a publicar esta semana y que eleva a más del doble los cálculos anteriores, le dijeron funcionarios a The Associated Press.

Grupos de ayuda consideran que decenas de miles de personas murieron innecesariamente porque la comunidad internacional respondió demasiado lento a los indicios preliminares de que se aproximaba una hambruna al oriente de África a finales del 2010 e inicios del 2011.

Comparte esta nota

La hambruna del 2011 en Somalia mató a unas 260 mil personas, la mitad de ellas menores de cinco años, de acuerdo con un nuevo reporte que se va a publicar esta semana y que eleva a más del doble los cálculos anteriores, le dijeron funcionarios a The Associated Press.

Grupos de ayuda consideran que decenas de miles de personas murieron innecesariamente porque la comunidad internacional respondió demasiado lento a los indicios preliminares de que se aproximaba una hambruna al oriente de África a finales del 2010 e inicios del 2011.

El saldo empeoró también a causa de que el grupo extremista islámico al-Shabab prohibió entregas de alimentos en áreas de Somalia bajo su control. Esos mismos milicianos han dificultado  el determinar una cifra precisa de muertes por la hambruna.

Un funcionario occidental al tanto del nuevo reporte — el más fidedigno hasta ahora — le reveló a la AP los nuevos datos. Otros dos funcionarios internacionales familiarizados con el reporte confirmaron que la cifra era de alrededor de un cuarto de millón. 

El informe va a ser dado a conocer el jueves por FEWSNET, un sistema de alerta temprana de hambruna financiado por la oficina de ayuda exterior del gobierno estadounidense (USAID) y por la Unidad de Análisis de Nutrición y Seguridad de Alimentos en Somalia, financiada por EU y Gran Bretaña.

Un estimado previo del gobierno británico dijo que entre 50 mil y 100 mil personas habían muerto en la hambruna. El nuevo reporte empleó estudios realizados por especialistas experimentados en estimar saldos de muertes en emergencias y desastres. Esos investigadores se apoyaron en datos provistos por la Unidad de Análisis de Nutrición y Seguridad de Alimentos.

Sikander Khan, jefe de UNICEF en Somalia, dijo que él necesitaba examinar la metodología antes de opinar pero que la comunidad internacional tiene que cambiar la forma en que clasifica las hambrunas.

“Niños han muerto para cuando la gente se da cuenta de que la situación ha alcanzado la definición establecida de hambruna”, dijo. (AP)

Salir de la versión móvil