Después de la salida de Nancy Pelosi como presidenta de la Cámara de Representantes el pasado 17 de noviembre, el Legislativo continúa sin un nuevo líder, la tercera figura política más importante de Estados Unidos.

Tras su despedida, Pelosi sugirió a Hakeem Jeffries como su sucesor, así como a Katherine Clark y a Pete Aguilar. Sin embargo, es el primer quien tiene mayores posibilidades de competir hasta la última instancia, de acuerdo con medios locales.

“Dije que ha llegado el momento de que una nueva generación dirija nuestra magnífica Cámara de Representantes. Es con orgullo, gratitud y confianza en sus capacidades que saludo a Hakeem Jeffries, Katherine Clark y a Pete Aguilar por estar listos y dispuestos a asumir esta responsabilidad”, compartió la demócrata de 82 años de edad.

Después del anuncio de Pelosi, Jeffries ha compartido vía redes sociales algunas de las propuestas que impulsaría como presidente de la Cámara baja, entre ellas mejorar la vida de todas las personas en materia económica y de derechos humanos.

Además, se posicionó a favor de la lucha contra el odio a la comunidad LGBTI+, luego de que el pasado fin de semana ocho personas murieran en el Club Q, en Colorado Springs, mientras celebraban el Día de la Memoria Transgénero.

“Triste y disgustado por el tiroteo masivo en el Club Q en Colorado Springs. Debemos aplastar el odio vil contra la comunidad LGBT”, compartió Jeffries vía Twitter.

En caso de que el demócrata sea elegido como el próximo presidente de la Cámara de Representantes, sería el primer hombre de ascendencia afroamericana en serlo, lo que también le daría una mayor voz a su comunidad.

Del lado del Partido Republicano, quien podría competir con Jeffries es Kevin McCarthy, de 57 años y quien desde 2019 ha representado a los republicanos en la Cámara de Representantes.

Desde la salida de Nancy Pelosi, McCarthy ha asegurado que, de sustituirla, impulsaría medidas como reforzar la seguridad en la frontera sur de Estados Unidos para prevenir la migración ilegal, y lucharía contra la crisis económica que, asegura, no ha podido detener el presidente Joe Biden.

La elección de McCarthy como presidente de la Cámara baja podría ser una realidad, considerando que es la mayoría de los diputados la que elige a su nuevo líder. Quienes actualmente tienen más escaños son los republicanos tras las “midterms”.

Sin embargo, es el presidente de la República quien también tiene influencia en la elección, lo que podría dificultar el resultado.

Arlene Ramírez Uresti, doctora en Relaciones Internacionales y docente del Tecnológico de Monterrey, comparte que impulsar a una figura para presidir la Cámara de Representantes será sin duda un reto para Biden, pues constituye una prueba de su liderazgo político.

“Una cosa es el resultado de las elecciones y otro el que él pueda articular un consenso para empujar, no imponer, una candidatura de una figura que le pueda ayudar a cabildear, porque en realidad este cargo (de presidente de la Cámara de Representantes) es importantísimo para el cabildeo y ahí obviamente al presidente le va a ayudar muchísimo que la nueva figura sea de total apoyo para el segundo tramo de su gestión”, dice la especialista.

El legado de la demócrata Nancy Pelosi

Después de que Nancy Pelosi anunció su salida de la Cámara baja y su no reelección, diferentes figuras agradecieron su labor, entre ellos la vicepresidenta Kamala Harris y el presidente Biden.

“Cuando pienso en Nancy Pelosi, pienso en dignidad. La historia la señalará como la presidenta de la Cámara de Representantes más importante de la historia (…) Estados Unidos tiene con ella una deuda de gratitud por su servicio, patriotismo y dignidad”, declaró el jefe de Estado.

Durante su permanencia en la Cámara baja, la demócrata impulsó diferentes temas para su aprobación, como el aumento del salario mínimo en su primer mandato de 2007 a 2011; ampliar un programa de salud infantil y abanderar una comisión de investigación por el asalto al Capitolio en 2021.

Entre otros de los rubros que defendió Pelosi durante las dos décadas que estuvo al frente de la Cámara fue el control de armas de fuego y el derecho al aborto, los cuales son ahora dos de los retos más grandes para el gobierno demócrata.

“Se va una figura importantísima, una piedra angular en el desarrollo de los Estados Unidos (…) Pelosi es una mujer de gran trayectoria, pero que además logró imprimir su propio estilo. Va a ser sumamente difícil mantener el ritmo de desarrollo de la Cámara una vez que ella ya no esté ahí”, menciona la doctora Ramírez Uresti.

Uno de los retos que tendrá el próximo presidente de los diputados será controlar la economía nacional, por lo que deberán analizar si aceptarán o no el plan que proponga el líder del Ejecutivo.

Te puede interesar: DeSantis, Hochul, y Fetterman: algunos de los ganadores de las elecciones intermedias en EU